Temperley: realizan la autopsia del diácono asesinado

El diácono Guillermo Luquin trabajaba en el Banco Provincia hacía 30 años
El diácono Guillermo Luquin trabajaba en el Banco Provincia hacía 30 años Crédito: (Facebook)
(0)
10 de junio de 2019  • 13:41

El cuerpo de Guillermo Luquin, el diácono de 52 años asesinado en su casa de Temperley , es sometido hoy a una autopsia, mientras los investigadores continúan tomando declaraciones a allegados de su entorno intentar identificar a algún sospechoso.

La práctica se realiza desde la 10 en la morgue judicial de Lomas de Zamora, ubicada en los tribunales de Banfield, en el cruce de Larroque y Camino Negro. Durante la misma, los médicos forenses intentarán determinar las causas y la mecánica de la muerte de la víctima que servía a la parroquia Nuestra Señora del Carmen en Lomas de Zamora.

Los forenses deberán confirmar las observaciones de los peritos, que ayer levantaron el cuerpo y comprobaron que presentaba al menos cinco puñaladas en el cuello. Una de esas heridas afectó la arteria carótida, que fue la que presuntamente le ocasionó la muerte. También intentarán precisar si la muerte ocurrió 12 horas antes al hallazgo.

El cadáver, que además presentaba algunos golpes, estaba sin ropa y envuelto en sábanas al costado de la cama, donde había una gran mancha de sangre a la altura del cabezal y un velador roto.

La hipótesis

Los investigadores policiales y judiciales consideran al momento que el asesino era un conocido al que Luquin le permitió el ingreso, ya que los accesos no estaban violentados y un juego de llaves había quedado colocado en la reja del frente.

Junto al cadáver fue hallado un cuchillo de cocina que se presume pudo ser el arma homicida y los expertos en rastros lograron levantar al menos seis huellas dactilares de distintos lugares y objetos.

Además, en la mesa de la cocina quedaron una gaseosa y dos vasos servidos. Junto al cadáver fue hallado un cuchillo de cocina que se presume pudo ser el arma homicida y los expertos en rastros lograron levantar al menos seis huellas dactilares de distintos lugares y objetos.

"No descartamos ninguna hipótesis pero lo cierto es que el lugar no estaba revuelto como suele estar cuando alguien busca elementos de valor. Aunque el asesino sí se llevó el celular y la billetera de la víctima", dijo a Télam una fuente judicial.

El fiscal a cargo de la investigación, Gerardo Mohoraz, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Lomas de Zamora , toma varias declaraciones testimoniales del entorno de Luquin con el fin de reconstruir sus últimas horas.

Por lo que pudieron reconstruir, el sábado el diácono estuvo en la misa de las 18 y de la iglesia se retiró a las 19. Como ayer a las 11 no había llegado a la parroquia, ni contestaba llamados, su sobrino fue hasta su casa y lo halló asesinado a las 12.30 en su domicilio, donde el diácono vivía solo.

Agencia Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.