Recomiendan a la Ciudad limitar la publicidad de alcohol, tabaco y fármacos

Es una de las 13 propuestas sobre una política de prevención hecha por la mesa de expertos convocada por el gobierno porteño tras la tragedia
(0)
26 de julio de 2016  

La tragedia de Time Warp, sus cinco muertos víctimas del policonsumo de sustancias tóxicas, fueron un golpe para la sociedad y, sobre todo, un cachetazo para el Estado, que se vio frente a frente con un problema hasta entonces inabordado: la circulación creciente de drogas sintéticas en fiestas electrónicas al amparo de la casi absoluta falta de control y de políticas activas para abordar la cuestión no sólo de las drogas duras o de diseño, sino de las sustancias legales y aceptadas socialmente, como el alcohol y el tabaco.

Un mes y medio después de su primera reunión, la mesa de especialistas en adicciones convocada por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, 24 días después del fatídico 15 de abril en Costa Salguero, presentó su informe final con los lineamientos principales que debería tener el plan activo de diagnóstico y prevención del que, hasta ahora, la Ciudad carece. Un programa estratégico e interdisciplinario que entiende la cuestión como un problema multidimensional, más enfocado a la preservación de la salud pública que a la lógica punitiva. El gobierno porteño se comprometió ayer, tras recibir la propuesta, a que antes de fines de agosto dará una respuesta a la presentación.

Y aunque el disparador de la convocatoria a los especialistas fue el emergente de las drogas de diseño como factor de riesgo, en el grupo de expertos se consolidó la certeza de que el principal problema de adicciones está en la bebida y en fumar. Por eso, entre sus "trece propuestas y sugerencias para abordar el problema de las sustancias en la ciudad de Buenos Aires" se destaca la décima: el gobierno porteño "debería prohibir las publicidades que incentivan el consumo de alcohol, tabaco y medicamentos".

"El marketing vigente propone medidas que promueven el uso de estas sustancias a partir de la banalización del consumo e incentivación al uso exploratorio y/o «recreativo». Esto produce una baja en la percepción del riesgo para la salud de las personas y deteriora la salud pública", fundamentaron los médicos, legisladores, referentes sociales, educadores, investigadores, deportistas, periodistas e incluso un youtuber convocados para analizar la problemática y proponer una solución posible.

Las cifras del problema

Las estadísticas indican que el consumo de alcohol es el principal problema que atraviesan los jóvenes. Según el Observatorio de Políticas Sociales en Adicciones de la Ciudad, el 83% de los jóvenes de 1er, 3er y 5° año de escuelas secundarias consumió aperitivos en un mes; el 64%, bebidas fuertes (especialmente vodka), con una media de 4,2 tragos por vez. Casi la mitad de los chicos "tomaron más de la cuenta" al menos tres veces por mes, evidencia de un consumo preocupante.

Las tasas, la frecuencia, el volumen y los hábitos atraviesan perfiles sociodemográficos, "igualan" a la población: se consume alcohol, en promedio, casi seis días a la semana. Para colmo, la edad de "iniciación" es cada vez menor. Por eso, los expertos recomendaron especialmente que el Estado instrumente políticas activas para desincentivar el consumo en menores.

A eso se suma que los datos de intoxicaciones agudas -por caso, según el relevamiento del hospital Fernández- confirman que el consumo problemático de sustancias legales es mayor que el de drogas ilícitas.

En cuanto a éstas, en 2015 la marihuana fue la sustancia ilegal con mayor tasa de prevalencia: 14%, pero con una diferencia de seis puntos porcentuales con respecto a 2011. El alcohol pasó, en el mismo período, de 41 a 48%; el tabaco, de 15 a 18%; el éxtasis se duplicó (de 1 a 2%) y el uso de cocaína y paco se mantuvo estable.

En cuanto a las fiestas electrónicas, 7 de cada 10 concurrentes por primera vez tenían previsto consumir drogas sintéticas. El 61% de los entrevistados para el informe oficial consumió o tenía pensado consumir alcohol durante el evento; el 43,2% iba a tomar bebidas energizantes; el 37,1% iba a fumar marihuana; el 25,9%, tomar éxtasis, y el 10%, otras, como LSD y alucinógenos, cocaína, anfetaminas y ketamina. Más de la mitad experimentaría con la mezcla de varias sustancias en la misma noche. Hay un dato que no figura en el informe: el consumo problemático en fiestas electrónicas ya había sido descripto en informes del Observatorio en 2010.

Hecho ese diagnóstico, los expertos -entre ellos, el toxicólogo Carlos Damin, el cura "villero" Gustavo Carrara, el neurólogo Facundo Manes y la periodista de LA NACION Fabiola Czubaj- partieron de la base de que "el Estado tiene un rol fundamental e indelegable en la prevención del consumo y la promoción de la salud" y que, en tal sentido, el gobierno porteño "debería abordar el problema de las sustancias desde una perspectiva comprensiva e interdisciplinaria que dé cuenta de las coyunturas cambiantes y de las necesidades de cada población".

Se propuso la promoción de la participación de la sociedad civil en los debates sobre prevención del consumo y promoción de la salud (incluida la reducción de riesgos y daños); el desarrollo de investigaciones y relevamientos exhaustivos y continuos del consumo de sustancias, teniendo en cuenta la edad, el sector social, la ubicación geográfica y el nivel de estudios, entre otros factores; un programa integral de prevención universal, selectivo (orientado a grupos de riesgo) e indicado (para el tratamiento de consumidores problemáticos); articular respuestas interministeriales; difundir políticas de reducción de riesgos y daños, y garantizar que los organismos de control cumplan efectivamente sus funciones, en especial en eventos masivos.

Las sugerencias del informe

Los 13 puntos de la política pública propuesta

Rol del Estado

El Estado tiene un rol indelegable en la prevención del consumo

Abordaje diferente

Debería abordarse el problema desde una perspectiva interdisciplinaria

Sociedad civil

Debería promoverse la participación de la sociedad civil en las discusiones

Investigaciones

Deberían promoverse investigaciones y relevamientos exhaustivos y continuos sobre el consumo de sustancias

Más prevención

Deberían priorizarse las intervenciones para prevenir el consumo

Orientación

La prevención debería alcanzar a adultos y a jóvenes

Contra el alcohol

Debería ponerse como objetivo retrasar la edad de inicio en el consumo de alcohol

Trabajo en equipo

Debería promoverse la articulación de programas y servicios interministeriales

Reducción de daños

El GCBA debería garantizar las políticas encaminadas a reducir riesgos y daños

Publicidades

Deberían prohibirse las publicidades que incentivan el consumo de alcohol, tabaco y medicamentos

Mejores servicios

Debería difundirse cuáles son las instituciones públicas que brindan atención

Trato al usuario

Debería promoverse la capacitación de las instituciones de seguridad en el trato de los usuarios/consumidores

Controles

Debería garantizarse que los organismos de control cumplan efectivamente sus funciones, en especial, en eventos de afluencia masiva

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.