Revés para Stornelli: el caso D´Alessio seguirá, por ahora, en los tribunales de Dolores

El fiscal de los cuadernos de las coimas, que está acusado por presunta extorsión, había solicitado que el expediente sea girado a Comodoro Py
El fiscal de los cuadernos de las coimas, que está acusado por presunta extorsión, había solicitado que el expediente sea girado a Comodoro Py Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
13 de mayo de 2019  • 17:04

Por ahora, la causa por extorsión en la que se investiga al fiscal Carlos Stornelli quedará en el Juzgado Federal de Dolores de Alejo Ramos Padilla, según resolvió este lunes la Cámara Federal de Mar del Plata.

La decisión fue tomada por los jueces Alejandro Tazza, Eduardo Jimenez y Bernardo Bibel, quienes dijeron que la resolución es provisoria hasta tanto el juez Ramos Padilla no defina con precisión el lugar donde se cometió el delito.

Además encomendaron al magistrado que con celeridad realice las medidas para determinar qué se investiga, cuál es su encuadre jurídico y dónde ocurrió el hecho principal, para luego decidir de manera definitiva si el caso se queda en su juzgado o no.

Ramos Padilla había citado a prestar declaración indagatoria a Stornelli, pero el fiscal del caso de los cuadernos de las coimas había dicho que este juez no era competente para investigarlo y por eso no se presentó. Por ese motivo fue declarado en rebeldía por el juez federal.

La decisión de la Cámara Federal de Mar del Plata puede ser recurrida ante la Cámara de Casación, mientras tanto un consejo de fiscales analiza la conducta de Stornelli.

El respaldo provisorio a Ramos Padilla le deja las manos libres al juez para avanzar con la investigación que abarca maniobras de espionaje ilegal en las que investiga a agentes de inteligencia en actividad y otros inorgánicos. El juez tiene en la mira a las autoridades de la AFI a la que responden a los detenidos por el magistrado. Es el caso del falso abogado Marcelo D'Alessio.

La defensa de Stornelli argumenta que la causa debe tramitar en los tribunales federales de Comodoro Py 2002 porque el delito se cometió en la ciudad de Buenos Aires. Y además sospecha que Ramos Padilla es parcial y busca beneficiar a los exfuncionarios kirchneristas presos por el caso de los cuadernos, ya que entiende que debilitando a Stornelli en esta causa, se perjudica la investigación de corrupción. Los acusados en el caso de los cuadernos son aceptados como víctimas en el expediente de Dolores. Los querellantes, por el contrario, creen que si el caos pasa a los tribunales de Comodoro Py se buscará proteger a Stornelli y no se investigará la causa por espionaje.

La postura de Stornelli fue acompañada por el fiscal del caso, Juan Pablo Curi.

Pero ahora, la Cámara Federal de Mar del Plata dijo que, por el momento, la causa debe quedarse en Dolores. No es una decisión definitiva del tribunal, sino que es provisoria hasta tanto se complete la investigación para saber a ciencia cierta donde se formó y actuó la asociación ilícita que investiga el juez Ramos Padilla.

Los camaristas dijeron que los criterios para decidir si el juez es competente pasan por el lugar de la comisión del delito, pero si esto no se puede determinar le corresponde al juez que empezó a investigar hasta tener certezas sobre los hechos.

Los jueces dijeron que falta revisar la totalidad de la documentación secuestrada y determinar la participación de otras personas como autores y eventualmente otras víctimas.

La evaluación de estos datos permitirá determinar quien se quedará en definitiva con la causa "para su conocimiento y juzgamiento integral".

Los jueces parecieron preocupados por dejar en claro que la decisión que tomaron no está motivada por ninguna especulación política o sobre si el juez competente va a decidir el caso de un modo o de otro.

Escribieron que la decisión que estaban tomando era la que se ajustaba a las normas para respetar el principio del juez natural, de modo de no elegir el magistrado a dedo según el caso.

Ramos Padilla ahora deberá avanzar en el sentido que le encomendó la Cámara: definir el objeto procesal, establecer dónde se constituyó la asociación ilícita, identificar a los autores o partícipes, los delitos que resta dilucidar de acuerdo a la prueba aún no analizada y determinar el "sitio de donde brotaría la información clasificada que se haya utilizado ilícitamente".

En definitiva, una instrucción que hace que eventualmente la causa se acerque a la AFI como sospechosa.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.