Se entregó en Paraguay el presunto "asesino de la amoladora"

Estuvo 50 días prófugo tras el crimen de su mujer
(0)
7 de mayo de 2019  

Después de haber pasado 50 días prófugo, el hombre acusado de haber asesinado a puñaladas y luego descuartizado con una amoladora a su mujer, Liliana González, en la villa 31 , de Retiro, se entregó ayer ante la Justicia paraguaya en la ciudad de Encarnación.

Waldo Servian Riquelme, de 33, cargaba con un pedido de captura nacional e internacional de Interpol por el femicidio. Ayer, a las 10 hora local, se entregó en la Defensoría Pública Penal de aquella ciudad paraguaya, acompañado de su padre y del abogado que lo defenderá en la Argentina, Alberto Caraballo.

"La entrega fue una decisión de mi asistido, que quiso ponerse a disposición de la Justicia para responder por el hecho y ante sus hijos", dijo Caraballo a la agencia de noticias Télam. "Esperamos ahora que se inicie el proceso de extradición a la Argentina, pero no el breve sino el de los tratados internacionales, que da todas las garantías a mi asistido. La Justicia argentina ahora tiene diez días para presentar el requerimiento", explicó el letrado.

Servian Riquelme deberá comparecer ahora ante el juez penal que recibió el pedido de captura internacional, en Asunción.

Los detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, el juez Diego Javier Slupski y el fiscal Andrés Madrea, quienes intervienen en la causa, habían logrado reconstruir en los últimos días todos los movimientos del presunto "femicida de la amoladora" desde que cometió el crimen hasta que huyó a Paraguay, su país natal.

Cuando comenzó la búsqueda, el domingo 17 de marzo, él ya había cruzado la frontera desde Misiones. "Nos llevaba varias horas de ventaja porque el crimen lo había cometido el sábado y se fugó ese mismo día", dijo a Télam uno de los investigadores.

El sábado 16, Servian Riquelme dejó a sus dos hijos -un niño y una niña en edad escolar- al cuidado de su hermana, también domiciliada en la villa 31. A la tarde le pidió que los llevara la terminal de ómnibus de Retiro para despedirse de ellos porque tenía que viajar a Paraguay.

Los investigadores reconstruyeron que ese sábado Servian Riquelme tomó un ómnibus rumbo a Misiones y desde allí abordó un remise con el que, según quedó registrado, cruzó a Paraguay a las 8.05 del domingo 17, cuando el cadáver de su mujer, descuartizada en la casa 108 de la manzana 110, calle 13, de la villa 31, aún no había sido hallado.

El remisero misionero que lo llevó recordó que Servian Riquelme estaba nervioso, que le urgía cruzar a Paraguay y que para abaratar costos compartió el viaje con dos mujeres a las que no conocía. El imputado tomó un colectivo a su pueblo natal, cerca de Encarnación, donde lo vieron cerca del domicilio de sus padres, aunque luego desapareció hasta que ayer se entregó.

La policía argentina intenta localizar a un albañil que antes del crimen se alojó con la pareja.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.