Un policía mató a un médico al confundirlo con un delincuente

La víctima tenía 64 años, había puesto en fuga a dos ladrones y estaba armada cuando los efectivos bonaerenses ingresaron en su casa al responder a una llamada de auxilio de vecinos
El trágico episodio se registró en una vivienda ubicada en Arenales al 100, en Burzaco
El trágico episodio se registró en una vivienda ubicada en Arenales al 100, en Burzaco Crédito: Twitter
La víctima tenía 64 años, había puesto en fuga a dos ladrones y estaba armada cuando los efectivos bonaerenses ingresaron en su casa al responder a una llamada de auxilio de vecinos
Leonardo Scannone
(0)
22 de junio de 2019  

Ricardo Raúl Tassara, un médico homeópata de 64 años, regresó de cenar con su novia. Cuando iba a ingresar en su casa notó que el portón de entrada estaba forzado, por lo que se sorprendió. Dentro de su hogar de Burzaco, en Almirante Brown, se topó con un grupo de delincuentes y para defenderse golpeó a uno de ellos con una pistola calibre 22. Logró poner en fuga a dos de los ladrones que habían entrado a su hogar. En estado de shock, se quedó con el arma en las manos. La policía llegó casi de inmediato tras ser alertada por vecinos. Al entrar los agentes en la vivienda se encontraron con Tassara armado y lo confundieron con un ladrón. Fue asesinado de un disparo policial, en circunstancias aún no resueltas por la investigación, según informaron a LA NACION fuentes policiales y judiciales.

El trágico episodio ocurrió en la madrugada de ayer dentro de una casa situada en Arenales 140, en la zona sur del conurbano. Cuando el personal policial llegó al hogar del médico, tras una llamada al 911 realizada por un vecino que alertaba sobre una entradera, encontró un VW Gol Trend con las llaves puestas y la puerta del inmueble abierta.

Los uniformados decidieron entrar. Según las fuentes consultadas, todavía se está investigando qué pasó en el interior del inmueble donde el agente identificado como Horacio Godoy disparó y mató al médico. La primera versión policial sostuvo que el personal le dio la voz de alto y se le ordenó al médico que tirase el arma al piso. Pero lo que sucedió en ese momento todavía es materia de investigación por parte del fiscal de Lomas de Zamora, Alejandro Allineno.

"Quizás en estado de shock, el hombre no tiró el arma al piso y los policías lo confundieron con un ladrón. Uno de los uniformados, Godoy, disparó y lo mató", agregaron los informantes.

En la tarde de ayer se hizo público un mensaje de voz que Tassara le envió a su novia, Silvia, en el que le relataba que había herido a uno de los delincuentes que habían ingresado en su casa, pocos minutos antes de ser asesinado por un bala policial. "Estaban dentro de casa. Lo agarré a uno, lo cagué a cañazos [sic]. Mirá cómo quedó el fierro [por el arma]", le dijo el médico a su novia.

El representante del Ministerio Público convocó a la Gendarmería Nacional y le encomendó los peritajes en la escena del crimen. Godoy quedó detenido y por disposición de la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense fue desafectado de la fuerza provincial.

En la casa de Tassara, la Gendarmería secuestró la pistola calibre 22 usada para disparar a los ladrones, un pistolón sin marca visible, dos revólveres calibres 38 y 3.57, tres escopetas y un rifle.

Según precisaron las fuentes consultadas, pocos minutos después del trágico hecho llegó una mujer de 34 años que se presentó como la novia del médico y relató que Tassara la había llamado para contarle que se había resistido a los tiros a un robo y que, según creía, había herido a dos ladrones. En un operativo cerrojo, la policía detuvo a dos sospechosos.

En un recorrido que realizó LA NACION por la zona, los vecinos relataron que los policías tocaron sus puertas para ingresar a los domicilios con el objetivo de encontrar a los delincuentes que se habían escapado por los techos. Según sostuvieron, los efectivos les preguntaban si "habían escuchado el tiroteo", en referencia al hecho.

Un vecindario conmovido

"Tenía todos los papeles de las armas. Era un excelente padre, excelente esposo", dijo la exesposa del médico luego de salir de la casa de Tassara. Y agregó: "Estaban los delincuentes en la casa. Los vecinos llamaron al 911. Fue un hecho más de todos los que hay, pero nadie me dio explicaciones sobre el disparo que recibió".

Horacio Mendilahatzu, el vecino de la casa lindera, contó que escuchó "tres disparos: primero uno y después que arribó la policía, dos más".

Y agregó: "Mi sobrino llamó al 911 cuando vio algo extraño. Yo me asomé por la ventana, pero no quise ver más. Después del hecho, los policías me tocaron la puerta para preguntar si había visto a los ladrones escaparse por el techo, les respondí que no. Después, alrededor de las 3, volvieron. Les pregunté qué había pasado y me respondieron que hubo un herido, nada más. Lo que sucedió es increíble".

Las cuadras de casas bajas en el barrio de Burzaco quedaron más quietas que de costumbre. El asesinato de Tassara paralizó a los vecinos, que se sienten desprotegidos. Incrédulos. Contaron que el hombre asesinado era reservado, en general. Relataron que a veces por las noches salía a tirar al blanco en su patio, pero que nunca causó ningún inconveniente en el vecindario, sino todo lo contrario. "Era una gran persona, muy correcta. Me enteré de lo que le pasó y no lo pude creer. Hace poco lo operaron del corazón y estaba haciendo una rehabilitación. Era muy amable", relató Antonio Sauro, un reparador de electrodomésticos que tenía trato habitual con Tassara.

"Yo entré varias veces a la casa y nunca vi las armas. Puede ser que no las haya tenido a la vista, pero nunca las vi. Él era un profesional, culto y servicial", agregó Sauro, de 61 años.

En tanto, Silvina una vecina que vive a la vuelta de la casa del fallecido médico, señaló: "A la noche es muy sereno acá, aunque roban seguido. Esto de las entraderas pasó a ser algo habitual, caminan por los techos los ladrones y se mandan. Ahora no solo nos tenemos que cuidar de los delincuentes, sino también de la policía. Imaginate, mi hijo sale con gorrita, si se confunden, ¿qué pasa?, ¿me lo matan?", se preguntó.

Preocupante repetición de casos similares

  • 1º de mayo - Mendoza: José Zárate, de 29 años, murió durante una persecución en el departamento mendocino de Godoy Cruz. El agente acusado por el homicidio, identificado como José Méndez Castro, de 27 años, aseguró que Zárate había intentado evadir un control.
  • 12 de mayo - Santa Fe: Juan Cruz Vitali, de 24 años, fue asesinado en la localidad santafesina de Capitán Bermúdez, cuando volvía de bailar con su novia y fue interceptado por policías. Fue acusado por el homicidio el comisario Sergio Di Franco.
  • 20 de mayo - Buenos Aires: La ciudad de San Miguel del Monte quedó conmovida por la muerte de cuatro jóvenes de entre 13 y 22 años. La primera versión policial señaló un accidente vial como la causa de los decesos, pero videos de seguridad y testigos desmantelaron esa coartada y pusieron en evidencia una mortal persecución policial. Doce policías y el entonces secretario de Seguridad comunal están detenidos.
  • 24 de mayo - Santa Fe: Las cámaras de videovigilancia expusieron a un policía santafesino en el momento de asesinar a una mujer y rematar a su acompañante, ambos señalados como motochorros en Rosario.
  • 2 de junio - Mendoza: El empresario gastronómico Luciano Franchetti quedó gravemente herido al ser baleado por un policía en una estación de servicio. En ese momento resultó, además, muerto un ladrón.
  • 17 de junio - Santiago del Estero: Silvia Maldonado, de 17 años y madre de dos hijos, fue asesinada durante un procedimiento de la policía santiagueña.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.