Vinculan a Gustavo Juliá con el doble crimen de colombianos en Unicenter

Pidieron la colaboración de España y los Estados Unidos para hacer peritajes en los teléfonos del argentino detenido en Barcelona por traficar una tonelada de cocaína
Gabriel Di Nicola
(0)
22 de julio de 2013  

Convencido de que Gustavo Juliá, el empresario argentino detenido en una cárcel de Barcelona acusado de narcotráfico , está vinculado a personas sospechadas de haber participado en el doble homicidio ocurrido en la playa de estacionamiento de Unicenter hace cinco años, un fiscal argentino pidió información y colaboración a autoridades judiciales de España y de Estados Unidos.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. El fiscal de San Isidro Luis Angelini, que investiga los asesinatos de Héctor Duque Ceballos y Jorge Quintero Gartner, dos ciudadanos colombianos baleados en el shopping de Martínez en julio de 2008, por medio de un exhorto solicitó información sobre los números de teléfono agendados en el aparato celular secuestrado a Juliá cuando fue detenido en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, el 2 de enero de 2011.

"Cabe destacar que del expediente a mi cargo surgen datos objetivos que permiten inferir como firme hipótesis el vínculo de Gustavo Juliá [recibió una pena de 13 años de prisión en primera instancia] con personas que guardan relación con el objeto procesal de esta causa [la investigación del doble crimen de Unicenter], que las evidencias lo asocian al narcotráfico ilegal transnacional", sostuvo el fiscal Angelini en el exhorto que envió, vía diplomática, a España.

El representante del Ministerio Público Fiscal agregó: "En efecto, en el curso de la investigación se ha podido establecer una relación entre los homicidios pesquisados y hechos asociados al tráfico internacional de drogas prohibidas, lo cual se desprende de distintos elementos de prueba, como ser la multiplicidad de comunicaciones telefónicas de presuntos partícipes del delito [el doble crimen] con abonados telefónicos a la titularidad del condenado [por Juliá]".

Fuentes judiciales explicaron a LA NACION que, para Angelini, detrás de Juliá "existía un cartel desde donde habría provenido la autoría intelectual" del doble crimen. A la justicia de Estados Unidos el representante del Ministerio Público le solicitó "medidas de inteligencia reservadas".

Según consta en el exhorto, el fiscal Angelini solicitó un listado de llamadas entrantes internacionales de tres líneas telefónicas en el período comprendido entre el 1° de octubre de 2007 y el 30 de enero de 2011.

Dos de las líneas telefónicas son las que estaban agendadas en el teléfono que le secuestraron a Juliá. Uno de los contactos estaba identificado como "Henry", y el otro, como "Mem". Para el fiscal Angelini, "Henry" es Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre", un ciudadano colombiano detenido en octubre pasado en Pilar y calificado por el secretario de Seguridad de la Nación como "el narcocriminal más buscado del mundo". Por su parte, para el representante del Ministerio Público, "Mem" sería un jefe narco que operaría desde Bolivia, según informaron a LA NACION fuentes judiciales.

No es la primera vez que se vincula a Juliá con el doble crimen de Unicenter. El primer fiscal de la causa, Diego Grau, había puesto los ojos sobre una de sus empresas, Federal Aviation, y había pedido el allanamiento. Después, en 2010, Angelini pidió allanar la compañía, pero la solicitud fue rechazada por el juez de Garantías de San Isidro, Esteban Rossignoli.

En un dictamen firmado el año pasado, el fiscal Angelini pedía allanar la sede de la empresa Madero Office Center. Según informaron fuentes judiciales, uno de los puntos que pretendía dilucidar era la relación de Juliá con esa compañía.

En diciembre pasado, el fiscal Angelini había citado a indagatoria a tres sospechosos: Julián Jiménez Jaramillo, Víctor Hugo Ovejero Olmedo, alias "El pelado", y Williams Richard La Luz Fernández, alias "El uruguayo".

Jiménez Jaramillo no es un personaje menor en la historia del doble homicidio. Pasó de ser sobreviviente a sospechoso. El día de la masacre, el 24 de julio de 2008, llegó con Duque Ceballos y Quintero Gartner a Unicenter, ya que él hacía de chofer de las futuras víctimas.

"Todo indica que Jiménez Jaramillo fue el entregador. Hay pruebas, como los peritajes balísticos, que así lo sostienen: por ejemplo, no hubo ni un disparo hacia donde estaba él. También habría marcado el lugar de los asesinatos con señas de las luces del vehículo", explicó una fuente judicial.

"El pelado" Ovejero Olmedo no pudo declarar porque está detenido en Barcelona en la cárcel modelo de L'eixample acusado del delito de robo con violencia e intimidación. La Luz Fernández tampoco declaró: está parapléjico desde marzo de 2011, cuando recibió dos balazos en una pelea por la interna de La 12 en el local nocturno y restaurante Cocodrilo, en Palermo.

Dos casos resonantes

Investigan los contactos entre sicarios y contrabandistas de drogas

  • Gustavo Juliá / Preso por narcotráfico

    Edad: 50 años

    Condena: 13 años
  • Fue condenado en enero pasado a 13 años de prisión en Barcelona junto con su hermano Eduardo, también encontrado culpable de transportar una tonelada de cocaína en una aeronave que despegó de Ezeiza en enero de 2011.
  • Se sospecha que la droga fue cargada en la base de Morón, donde habrían intervenido cómplices de nacionalidad colombiana.
  • La masacre de Unicenter costó la vida de dos presuntos narcos colombianos en julio de 2008.
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.