A 50 años de su caída, el “avión de los cadetes” sigue siendo un misterio