srcset

Ya se puede ir a trabajar de San Isidro al Centro en lancha en una hora sin el estrés del tránsito

Pablo Damián Mascareño
(0)
14 de marzo de 2019  • 11:37

Desde hoy se puede viajar desde San Isidro a Puerto Madero en lancha. Para eso, el municipio de la zona norte del Conurbano construyó un muelle público en Roque Sáenz Peña y el Río de la Plata, en el Bajo.

El servicio funciona de lunes a viernes y tiene un abono mensual ida y vuelta de 3.900 pesos. Sale de San Isidro a las 7:40 y llega a Puerto Madero en una hora, aproximadamente. La vuelta es a las 18:30. Los viajes los brinda la compañía de navegación Sturla, que ya realiza viajes similares desde Olivos, Nordelta, San Fernando (Marina Punta Chica) y la estación Fluvial de Tigre. La lancha está equipada con butacas cómodas, Wi-Fi, aire acondicionado y baños.

"Cuando iba al Centro manejando, tardaba más de una hora entre Olivos y Plaza de Mayo. Llegaba de mal humor y no podía aprovechar el viaje para leer o mensajearme con mis hermanos que viven en el exterior como lo hago ahora", explica Sandra, quien se desempeña en un cargo gerencial en la casa matriz de una multinacional. Como ella, son muchos los que optaron por utilizar las embarcaciones que, cada mañana y cada tarde, surcan las aguas color león del Río de la Plata.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Llegar o volver del trabajo en lancha puede sonar a irrealidad. Al menos en una ciudad de Buenos Aires que creció de espaldas al río y que siempre ha postergado la utilización de sus aguas, descartando la formidable vía natural como vehículo de conexión. Sin embargo, un servicio de lanchas de pasajeros se propone derribar el "tabú" fluvial y aprovechar el Río de la Plata en todo su potencial, con múltiples beneficios y ventajas con respecto al tradicional recurso terrestre. "La idea es darle a la gente un marco distinto para poder llegar a su trabajo. Y ese marco es el Río de la Plata. A diferencia nuestra, la mayoría de los países desarrollan las vías fluviales para la comunicación", explica a LA NACIÓN, Martín Lasteche, Director Comercial de Sturla Viajes, compañía que tiene a su cargo los servicios diarios de Proa Urbana que vinculan el conurbano norte con Puerto Madero. Los pasajes salen desde $126 por tramo y hay abonos mensuales con descuento.

Cómo es ir a trabajar en lancha desde Nordelta a Puerto Madero

03:19
Video

Odisea por velocidad

Llegar por tierra desde la Zona Norte del Gran Buenos Aires al microcentro porteño puede convertirse, en el mejor de los casos, en una hazaña. Aunque, con regularidad, suele transformarse en una pesadilla. La densidad demográfica en crecimiento de los partidos de Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre se puede palpar con solo observar la autopista Panamericana o el Acceso a Tigre colapsados en las horas pico con automóviles que se desplazan a paso de hombre.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Los colectivos y el ferrocarril también sufren la consecuencia del aumento poblacional. La cosa empeora con accidentes viales o cortes. Hoy, quien desea acercarse desde la Zona Norte al microcentro porteño no cuenta con otras alternativas que las tradicionales, que ya están desbordadas. En la actualidad, incluso, debido a la construcción del nuevo viaducto entre Belgrano y Núñez, ni siquiera el ramal Tigre del Ferrocarril Mitre acerca a la estación Retiro. "Cuando el tren dejó de llegar a Retiro probé combinando colectivo y subte, pero tardaba el doble. Una amiga me comentó sobre esta posibilidad que me resultó extraña, pero, hora que la descubrí, no sé si volveré a subirme al tren", confiesa Laura, quien está cursando los últimos años de la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Llegar al Centro es una travesía más entreverada que la que plasmó Lucio V. Mansilla en Una excursión a los indios ranqueles. O peor. "El que va a trabajar en medios públicos, o en automóvil, sabe que el tránsito está totalmente colapsado. Nuestro servicio ofrece una variante. Y esa variante, no solo tiene que ver con ahorrar tiempo, sino también con el relajo que produce viajar por el agua. Con solo observar el río, la sensación de locura de la ciudad se apacigua", sostiene Lasteche.

Cada mañana, el servicio ofrece dos ramales. Uno que parte desde Nordelta con paradas intermedias en Tigre y San Fernando, y destino final en la Dársena Norte del puerto. Y el flamante recorrido que vincula el nuevo puerto de San Isidro con Buenos Aires, previa parada en Olivos. Por la tarde, los recorridos se repiten a la inversa partiendo desde el puerto porteño.

El placer de navegar

"Para mí es una ventaja porque me permite viajar sentado, y utilizar mi notebook para adelantar trabajo", explica Martín, quien se desempeña en una empresa de comercio exterior de Corrientes y Leandro Alem. El servicio cuenta con calefacción y refrigeración, servicio libre de wi fi, butacas reclinables, ventanas panorámicas y un catering compuesto por café y alfajor de maicena. Cuando el viento y la temperatura lo permiten, los pasajeros pueden viajar sobre la cubierta al aire libre.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Observar el amanecer al este o la puesta del sol recortada sobre los edificios que se levantan sobre el corredor de la Avenida del Libertador convierte cada viaje en una postal. Las embarcaciones tienen capacidad para 88 y 44 pasajeros sentados. "Muchos de nuestros clientes llegan en bicicleta a los puertos porque nosotros permitimos que puedan subirlas a las embarcaciones", explica el Director Comercial de Proa. No son pocos los que alternan lancha y pedaleo.

Maxi Godoy tiene 31 años y es el Patrón (capitán) de la flota que une Buenos Aires con Tigre. Junto a él, un marinero asiste a los pasajeros, ofrece el servicio de catering y los ayuda en cada muelle para descender. Una voz en off imparte las normas de seguridad y anuncia, durante todo el trayecto, la sucesión de paradas. "Con los pasajeros frecuentes se crea un vínculo de amistad. Con los de mayor antigüedad hasta nos juntamos a comer", se ufana Godoy, el joven hombre de las aguas acostumbrado a las postales increíbles que recorta este ángulo de la ciudad: "El amanecer o la caída del sol es, para nosotros, algo de todos los días. Pero, el que viaja por primera vez no lo puede creer".

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Durante la época de calor, la embarcación se cruza, en Retiro, con cruceros de gran porte y los habituales cargueros. Ya a la altura de Olivos, los veleros y los deportistas que practican windsurf y kitesurf forman parte del paisaje. "Acá no se corre ningún riesgo, cuando las condiciones del clima no se dan, no se navega. Pero casi nunca sucede. De todos modos, al Río de la Plata y al río Tigre hay que respetarlos", dice Godoy.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

El porcentaje de viajes cancelados es mínimo. Solo el tres por ciento en todo el año. ¿Las razones? Sudestadas, vientos fuertes, bajantes pronunciadas. En algunas ocasiones es Prefectura quien cierra los puertos. En otras, los propios responsables de conducir las embarcaciones, prefieren no partir: "Tenemos un grupo de WhatsApp con los pasajeros. Si sucede alguna cancelación, les avisamos. El dinero del pasaje ya abonado se acredita en la cuenta corriente", explica Lasteche.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

"A la mañana, aprovecho el viaje para dormir. Y, cuando regreso, es mi momento para desconectar con alguna serie de Netflix que miro en mi tablet", dice Oscar, un canoso empleado de una reconocida casa de ropa. Diferente es el caso de Vicente, ya jubilado, quien utiliza el servicio "cuando quiero salir a pasear por la ciudad". A los embotellamientos de tránsito, los apretujones del tren y las frenadas bruscas del colectivo, se opone esta placentera experiencia sobre el agua. ¡Y en el margen ribereño de la mismísima ciudad! Una travesía que nos hace creer que estamos de vacaciones cuando vamos a trabajar.

Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito
Llegar al Centro en lancha, sin apretujones ni el estrés del tránsito Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Para tener en cuenta:

El servicio se presta de lunes a viernes.

Horarios matutinos:

Salida de Nordelta: 7.40 hs. Paradas en Tigre, Punta Chica y Club Náutico San Isidro. Llegada a la Dársena Norte: 9.00 hs. (Los pasajeros que parten de Nordelta realizan un trasbordo de embarcación en Tigre).

Salida de San Isidro: 7.40 hs. Parada en Olivos: 8.00 hs. Llegada a Dársena Norte: 8.40 hs.

Horarios vespertinos:

Salida de Dársena Norte 18.30 hs. para ambos ramales.

Llegada a San Isidro: 19.30 hs. (con parada intermedia en Olivos)

Llegada a Nordelta: 20.10 hs. (con paradas intermedias en Club Náutico San Isidro, Punta Chica y Tigre).

Puertos principales:

Buenos Aires (Cecilia Grierson 400, Dársena Norte).

Tigre (Estación Fluvial).

Tarifas:

Pasajes desde $126. Abonos mensuales con descuento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.