La voraz epidemia de fiebre amarilla que dio origen al Cementerio de la Chacarita

Tiene 95 hectáreas y es el más grande de la Ciudad. Fuente: Wikipedia.
Tiene 95 hectáreas y es el más grande de la Ciudad. Fuente: Wikipedia.
(0)
11 de marzo de 2020  • 02:00

En 1871 una epidemia de fiebre amarilla azotó la ciudad de Buenos Aires dejando como resultado 14 mil personas fallecidas, la mayoría inmigrantes italianos, españoles, franceses y de otras partes de Europa.

Los cementerios existentes no daban abasto para sepultar tanta muerte. El cementerio del Norte -actualmente de la Recoleta- había prohibido que se inhumen allí a quienes habían sido devorados por la epidemia. Por este motivo fue necesaria la construcción de nuevos espacios para recibir a los infortunados.

El 11 de marzo se habilitaron unas cinco hectáreas en las afuera de la ciudad para dar destino final a los caídos, y se creó el Tranvía Fúnebre, utilizado para llegar al cementerio. También e inauguró la llamada Estación Fúnebre en la intersección de las calles Bermejo -actualmente Jean Jaurès- y avenida Corrientes, donde se recibían los ataúdes.

Se llegaron a cremar 564 cadáveres en un día, bajo condiciones de higiene mínimas, que costaron la vida de 14 empleados. Finalmente, los olores y la falta de salubridad -que molestaban a los vecinos del barrio- llevaron a la clausura del lugar en 1875.

A partir de 1887 las inhumaciones comenzaron a realizarse en el cementerio Chacarita la Nueva, por lo que los cadáveres fueron exhumados del viejo cementerio y llevados al nuevo. El 30 de diciembre de 1896 se denominó a este cementerio como Cementerio del Oeste, pero como todavía era conocido como Cementerio de la Chacarita, una ordenanza del 5 de marzo de 1949 lo renombró de esa forma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.