Condenan a Víctor Hugo y a Canal 7 por piratear un partido

La cámara falló en favor de Cablevisión, que reclama por la emisión de un encuentro Boca-Real Madrid sin tener los derechos
Pablo Sirvén
(0)
10 de julio de 2014  

Víctor Hugo Morales también deberá resarcir a Cablevisión. Así lo confirmó la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal al corregir el fallo de primera instancia del juez Fernando Saravia que lo exculpaba de responsabilidad en la transmisión de prepo por parte de Canal 7 (entonces ATC) de buena parte del partido entre Boca y el Real Madrid por la Copa Intercontinental jugado el 28 de noviembre de 2000 en Tokio.

Las imágenes se vieron en el transcurso del programa Desayuno, que conducía el relator uruguayo. Cablevisión había pagado al club Boca Juniors, entonces presidido por Mauricio Macri, 1.068.687 dólares por la comercialización exclusiva de la transmisión de ese partido.

En 2013, el productor de ese programa, Eduardo Metzger, apeló el fallo que lo condenaba a pagar 800.000 pesos (unos 3 millones, sumados los intereses).

Es que, después de años de chapear con la proeza de haberle birlado gran parte de ese partido a CV para pasarlo por la TV Pública, los abogados le aconsejaron a Morales bajar el perfil y alegar que él sólo había recibido órdenes. La estrategia le dio resultado al periodista y fue exculpado en primera instancia. Pero ahora el tribunal superior acaba de sumarlo a los otros codemandados de manera "concurrente".

Cuando estos hechos sucedieron, Cablevisión no era del Grupo Clarín, que compró esa empresa seis años más tarde. A partir de ese momento, el odio obsesivo del relator charrúa hacia el holding, y en particular a CV, se acentuó.

Paradojas de la vida: Víctor Hugo Morales, quien en los últimos años se convirtió en un cruzado del progresismo bolivariano, quiso alegar "obediencia debida" en el expediente, como que sólo había sido un empleado dócil que nada tuvo que ver con lo sucedido aquel día. Para desgracia del uruguayo, sobran los videos y las notas donde desde entonces se ha jactado de esa travesura. Ahora el tribunal superior le dice que aun habiendo sido sólo un empleado sin voz ni voto "la obediencia debida como causa de eximición de responsabilidad no puede ser invocada" y agrega que "el deber de obediencia en una democracia no es ilimitado ni ciego". Apunta, para que quede más claro, que "una orden del patrón, empleador o comitente no justifica en modo alguno la comisión de un acto ilícito por parte del empleado o dependiente".

En el caso de Víctor Hugo Morales la situación se complica más por ser el "autor intelectual" de la ocurrencia, con la que se ha promocionado desde entonces en varias ocasiones.

El expediente da cuenta puntillosamente de cómo fueron los hechos aquel día: al arrancar la edición de Desayuno de 28 de noviembre de 2000, a las 7 de la mañana, cuando el partido aún no había comenzado, Morales anunció a la audiencia que iban a poder mirarlo "de refilón" por esa pantalla. A las 7.15 se vio el primer gol de Boca, pero ya no en el monitor que estaba detrás del conductor, sino en primer plano, con la respectiva repetición y los festejos. Cinco minutos más tarde llegó el segundo tanto del equipo argentino y el procedimiento fue el mismo. "Vamos a seguir viendo el partido continuamente", informó al aire el locutor. Lo que al principio pareció un tímido uso de las imágenes generadas por Cablevisión fue cediendo a un usufructo cada vez más desinhibido a media pantalla y, en menor medida, a pantalla completa.

Cuando Cablevisión inició la demanda, tanto el canal como la empresa productora de Desayuno, el magazine de noticias que conducía Víctor Hugo en aquella época, alegaron que habían mostrado algunas imágenes sólo a título informativo. La Cámara alega que esa necesidad se podía cubrir con un máximo de tres minutos de imágenes de ese encuentro deportivo, pero que lo que sucedió ese día "excedió cualquier otra utilización razonablemente proporcionada al fin informativo que se pretendía alcanzar", ya que fue "mucho más que un breve extracto". Se emitieron exactamente 76 minutos de ese partido.

Los doctores Pablo Heredia, Gerardo Vassallo, Juan José Dieuzeide y Julio Passarón, integrantes de la Cámara que revisó el fallo, lo criticaron severamente por ser "autocontradictorio" precisamente a la hora de juzgar la conducta de Morales "después de haber destacado la participación protagónica que tuvo en los hechos", ya que "conocía la ilegalidad del acto, supo con anticipación su ocurrencia, avaló su comisión y alentó al televidente a ver las imágenes ilícitamente captadas".

Apuntan los jueces de la Sala D de la Cámara de Apelaciones que "Morales obtuvo un usufructo personal directo en cuanto a su imagen e indirecto en término de ganancias para sus empleadores".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?