Confirmaría la Justicia la destitución de Ibarra

Ángeles Castro
(0)
30 de diciembre de 2006  

El Tribunal Superior de Justicia de la ciudad (TSJ) no restituiría a Aníbal Ibarra como jefe de gobierno porteño, cuando resuelva la apelación al fallo de la Legislatura que lo separó del cargo en marzo pasado.

Representantes de las dos partes en conflicto ante la Justicia confiaron a LA NACION que la sentencia del máximo tribunal sería emitida entre mediados de febrero y principios de marzo de 2007, y que no tendría como resultado el regreso de Ibarra al poder.

Pero sólo hasta allí coinciden las versiones. Según dos fuentes legislativas ligadas al macrismo y con acceso al expediente judicial, tres de los cinco jueces del tribunal rechazarían la pretensión del ex jefe de gobierno de declarar nulo o inconstitucional el juicio político que lo encontró responsable de mal desempeño en relación con la tragedia de Cromagnon y lo destituyó.

Otros le darían la razón a Ibarra, sin que sus votos alcanzaran para restituirle el cargo.

Los magistrados que fallarían en contra de Ibarra serían José Casás, Ana Conde y Luis Lozano, mientras que respaldarían su apelación Alicia Ruiz y el conjuez Pablo Bacigalupo.

Este último actúa en reemplazo del presidente del tribunal, Julio Maier, que como tal presidió las audiencias de la Sala Juzgadora de la Legislatura durante la sustanciación del juicio político contra el ex mandatario.

"La Legislatura debió haber aceptado la apelación y dejar que la Justicia decidiera la cuestión de fondo, es decir, si durante el juicio político existieron las nulidades por nosotros planteadas y se violó, como creemos, el derecho a la defensa", describió uno de los letrados de Ibarra. Ambas cuestiones -admitir o no el recurso y evaluar la legalidad del proceso- son las que ahora debe resolver el máximo tribunal.

Una tercera fuente de la Legislatura y operador político en la ciudad del jefe de Gabinete de la Nación, Alberto Fernández, aliado a Ibarra durante el juicio político, coincidió con el diagnóstico. "La situación está tres a dos. Y no es probable que se revierta. Si ni siquiera tenemos de nuestro lado a Lozano, un juez que viene del progresismo...", manifestó.

En cambio, allegados a la defensa de Ibarra tienen expectativas de que el resultado sea otro, aunque tampoco implique la restitución del ex mandatario porteño. "Por sus posturas previas con mayor o menor afinidad hacia Ibarra, Casás, Conde y Ruiz serían contrarios al pedido de la apelación. Del otro lado estarían Bacigalupo y Lozano. Sin embargo, nos consta que la mayoría cree que la destitución fue una barbaridad. Lo que no sabemos es si van a fallar en el mismo sentido", dijeron.

Y recordaron que existe un dictamen del fiscal general de la ciudad, Rubén Pereyra, que auspicia admitir la queja y rechazar la cuestión de fondo.

Si esto sucediera, la defensa de Ibarra apelaría y el expediente pasaría a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Si ocurriera el escenario menos probable, o sea que el TSJ revocara el fallo de la Legislatura, la que apelaría sería ésta y el proceso también culminaría en la Corte Suprema.

En ese caso, los voceros de una y otra parte estiman que la decisión final nunca llegaría antes de las próximas elecciones para jefe de gobierno y, por lo tanto, el planteo devendría abstracto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.