Córdoba: se recupera la joven que quedó en coma alcohólico tras una competencia con amigos

Tiene 17 años y debió ser hospitalizada de urgencia luego de ingerir 18 medidas de tequila durante una fiesta de egresados; está estable y consciente; aseguran que el problema de la intoxicación "se naturalizó"
(0)
15 de diciembre de 2009  • 13:18

Una adolescente de 17 años que quedó en coma alcohólico tras una competencia de menores en una fiesta de egresados permanece internada y se recupera lentamente al norte de la ciudad de Córdoba.

La despedida de los alumnos de quinto año de un colegio secundario de Colonia Caroya finalizó con un peligroso juego para ver quién ingería mayor cantidad del trago llamado "toc toc", compuesto de tequila, sal y limón.

El diario La Voz del Interior informó que una de las chicas que participó del "torneo" terminó en coma alcohólico y debió ser internada en una clínica de la ciudad de Córdoba.

Fuentes médicas indicaron al medio que la joven fue trasladada de una sala de terapia intensiva a una sala común" donde se repone "satisfactoriamente".

La fiesta. El festejo tuvo lugar en Casa del Sol, un salón de fiestas de Colonia Caroya, que los estudiantes de nivel medio acostumbran alquilar para la realización de eventos privados.

Algunos compañeros aseguraron que la adolescente tomó 18 tragos seguidos y se descompensó en el piso, por lo que tuvieron que retirarla del lugar entre cinco personas.

En un primer momento, sus compañeros la llevaron al Hospital Vicente Agüero de esa localidad, donde aparentemente los médicos de guardia prefirieron que fuera trasladada por tratarse de una menor de edad.

La chica fue llevada entonces a su domicilio desde donde solicitaron la asistencia de un servicio de emergencias local que, a raíz de la gravedad del caso, sugirió que fuera derivada a un centro de salud de la ciudad de Córdoba.

"Va a suceder una desgracia". En declaraciones a medios locales, la madre de la joven no se quitó responsabilidad por lo ocurrido con su hija, pero también manifestó que en el local donde se realizó la fiesta los concursos de tomadores suelen ser frecuentes.

"Lo grave es que de los concursos participan menores", dijo la mujer y pidió a las autoridades comunales y la Policía que controlen esas fiestas, porque "en cualquier momento sucederá una desgracia que será insalvable".

"Había chicos de hasta 13 años. Siempre se hacen este tipo de fiestas. Cuando el dueño vio que mi hija estaba desmayada les pidió a los compañeros que la sacaran rápido antes de que llegara la Policía", puntualizó.

La responsabilidad de las autoridades. El secretario de Gobierno de la localidad de Colonia Caroya, Luis Grion, indicó que la ley no le da facultades a las autoridades para intervenir en fiestas privadas, pero que el municipio "va a tener que modificar la normativa vigente para que este tipo de lugares notifiquen ante cualquier situación de este tipo".

El funcionario recordó que en este caso se trataba de un evento en un salón de fiestas habilitado, donde no se cobraba entrada ni se vendían bebidas, sino que los jóvenes tomaban lo que ellos mismos habían comprado con anticipación.

En tanto, el secretario de Prevención de la Drogadicción de Córdoba, Sebastián García Díaz, anticipó que presentará en las próximas horas una denuncia penal a quien le vendió el alcohol a los menores.

"Yo quiero creer que no había ningún mayor porque para que esta chica se tome 18 tequilas y caiga desmayada, no puede ser que un padre haya permitido esto", evaluó Grion.

"En estas situaciones nuevas que se plantean debemos actuar al respecto. Lo que sucedió es un llamado de atención importante, tuvimos la suerte de salvar a esta niña", concluyó.

El consumo del alcohol bajo la mirada de un especialista

"El problema es que hoy en día la intoxicación se naturalizó. Las señales de peligro están normalizadas y entendidas como parte de la diversión". Así entiende Hugo Míguez, doctor en Psicología e investigador del Conicet el problema del aumento creciente del consumo de bebidas alcohólicas en los menores, un fenómeno que preocupa cada vez más a los argentinos.

"Los propios chicos te dicen que toman para que les pegue, o sea, lo hacen para alterarse. Eso es un signo de alarma. Lo que pasa es que hacen de este problema una moda", advirtió a lanacion.com.

El especialista se refirió también a la incidencia de los mensajes publicitarios y las campañas de marketing que toman a chicas adolescentes como mercado. "En esta situación donde hay un mercado que las busca tiene que haber gente que las proteja", cuestionó.

Míguez explicó que este otro ángulo de la problemática se encuentra íntimamente ligado con un aumento progresivo de la participación de la mujer más joven en el consumo del alcohol: "Con esta situación, se plantean nuevos problemas que tienen que ver con el embarazo temprano y los efectos del alcohol sobre el embrión".

Frente a esto, subrayó, que es necesario que la sociedad "ponga las cosas en su lugar", es decir, que indique aquellas cosas que dañan, que llevan a correr riesgos, y que terminan exponiendo a los más jóvenes, sin advertirles sobre las consecuencias que acarrean este tipo de situaciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.