Coronavirus. Alerta en Mendoza: temen un brote de contagios tras la apertura masiva

En Mendoza. Antes de que regresaran las limitaciones, las calles céntricas de la capital lucieron pobladas el fin de semana pasado.
En Mendoza. Antes de que regresaran las limitaciones, las calles céntricas de la capital lucieron pobladas el fin de semana pasado. Fuente: LA NACION
Pablo Mannino
(0)
15 de octubre de 2020  • 11:53

MENDOZA.- La libre circulación que se autorizó hace una semana y que luego prohibió el Presidente por DNU provoca dolores de cabeza en tierra cuyana, mientras los contagios no se detienen, con cifras récord.

Es que la habilitación por parte del gobernador Rodolfo Suárez de reuniones familiares y celebraciones religiosas "libre de DNI" durante el fin de semana pasado provocó un gran movimiento de personas, luego de que el viernes Alberto Fernández anticipara restricciones para la provincia, las cuales se efectivizaron el lunes.

Así, desde el viernes hasta el domingo a la noche, miles de mendocinos salieron a las calles no sólo para recrearse, sino para hacer compras y visitar a sus familiares, con juntadas masivas y a los abrazos en casas particulares. De hecho, no todos respetaron las medidas básicas de distanciamiento e higiene, como el uso de barbijo y el lavado de manos.

Esta situación ha puesto no sólo en alerta a las autoridades, quienes se mostraron sorprendidas por la gran circulación, sino también a los especialistas, que creen que se verá su impacto epidemiológico en los próximos días, con una posible escalada de transmisiones, dejando atrás el "amesetamiento" que aducía el gobierno local.

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, toma nota del rechazo presidencial a las reuniones familiares y pide salir lo necesario. "Vimos mucho movimiento el fin de semana", admitió.
El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, toma nota del rechazo presidencial a las reuniones familiares y pide salir lo necesario. "Vimos mucho movimiento el fin de semana", admitió.

"La curva de contagios ´estable' sigue alta, por lo que en los próximos días posiblemente se observará el impacto de haber liberado todo. Asimismo, aún hay mucha gente en la calle y todos se juntan igual, lo que agrava el escenario", contó a LA NACION una médica epidemióloga que sigue de cerca el manejo de la pandemia en tierra cuyana. "Es más que arriesgado haber liberado todo con las camas de terapia intensiva al borde del colapso", agregó la especialista.

En diálogo con este diario, un intendente del Gran Mendoza admitió que la medida de libre circulación que dispuso la provincia y que ahora fue desactivada por Nación lo sorprendió. "Hace pocas semanas hicimos una fase 1, por eso cuesta entender que se abriera todo de repente, teniendo además un nivel alto de contagios. Definitivamente, fue una medida excesiva, de muchas flexibilizaciones juntas", indicó el cacique.

Esta semana, luego de la publicación del DNU que restringe nuevamente las reuniones sociales pero que deja libertad de acción a los mandatarios para mantener abierta la economía, Suárez admitió que hubo "mucho movimiento" durante el fin de semana. "La gente vio que teníamos que cerrar por el decreto. Con esa incertidumbre, dijo: 'Aprovechemos a salir porque no sabemos cuando se podrá otra vez'. Por eso, ahora les pido que salgan lo necesario; hay que bajar la circulación", comentó el gobernador, quien ratificó que este fin de semana por el Día de la Madre se mantendrán las prohibiciones de reuniones sociales al tiempo que aún no solicita la autorización a la Jefatura de Gabinete para que vuelvan a permitir las juntadas más adelante. "Si el número de contagios, que está en una meseta, se mueve, vamos a tomar decisiones", agregó el mandatario provincial.

Los números no acompañan

Mientras, los números no acompañan. De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud, los contagios volvieron a crecer. Este miércoles se produjo un récord de infectados y muertos: hubo 916 positivos y 13 fallecimientos. Así, desde el inicio de la pandemia en tierra cuyana se han enfermado 32.971 personas y han muerto 434.

Así, el sistema de salud sigue resentido y estresado, con una ocupación de camas críticas por encima del 90%. "La verdad que a esta altura ya tenemos que adaptarnos a cualquier escenario. Se cambian las reglas de circulación todo el tiempo; por eso, ya es lo mismo: estar preparados todo el tiempo, aunque todo puede colapsar. Estamos muy al límite", contó a este diario un médico del hospital El Carmen, de la comuna de Godoy Cruz.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.