Coronavirus en la Argentina. Día de la Primavera: la postal más curiosa de un festejo en medio de la pandemia

Mate individual y distancia, en una atípica postal de Palermo, en el festejo del Día del Estudiante, en plena pandemia de coronavirus
Mate individual y distancia, en una atípica postal de Palermo, en el festejo del Día del Estudiante, en plena pandemia de coronavirus Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
María Nöllmann
(0)
21 de septiembre de 2020  • 19:57

Julieta Borzki, de 16 años, y sus amigas están sorprendidas. Vinieron a Parque Saavedra por primera vez este fin de semana y, según recuerdan, estaba "lleno de gente". Hoy, en cambio, los grupos de adolescentes que se acercaron al parque a celebrar el Día del Estudiante pueden contarse con una mano y están dispersos por el predio. "Pensamos que iban a venir más chicos de la zona, pero nada. Quizás es porque no pueden usar el transporte público, no sé. Nosotras vivimos cerca y vinimos caminando", comenta.

A unos diez metros, bajo la sombra de un árbol, un grupo de seis estudiantes de quinto año almuerzan la comida que trajeron de sus casas en recipientes de plástico y rodeados por sus bicicletas. "Es la primera vez que nos vemos desde que empezó la cuarentena -dice Lucas Stare- estamos muy contentos y divertidos. Ya era suficiente con no poder hacer el último año en el colegio, el viaje y la fiesta". Él y sus amigos trajeron cartas para jugar al truco y una pelota de fútbol. En todo el parque, hay solo tres grupos de adolescentes, una postal llamativa para un 21 de septiembre al mediodía.

A pesar de que las reuniones sociales al aire libre de menos de 10 personas están permitidas en la Ciudad de Buenos Aires, las plazas y parques porteños no estuvieron colmadas de jóvenes como otros años. El día estuvo despejado desde la mañana hasta la tarde y, sin embargo, la aglomeración de jóvenes que el gobierno porteño temía no ocurrió. Durante el mediodía de hoy, en el Rosedal de Palermo -Parque 3 de Febrero-, los adultos comentaban al pasar que había más policías y agentes de concientización que adolescentes. Los agentes se hicieron presentes entre los pocos grupos que sí almorzaron en la plaza, pidiéndoles que respeten la distancia y que no compartan alimento.

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires organizó un operativo especial para el día de hoy en los principales parques y plazas de la ciudad, con 600 agentes de prevención, guardaparques, bomberos y guardias civiles controlando el cumplimiento del protocolo de reuniones sociales al aire libre. Su principal función fue verificar que los grupos de estudiantes no superaran las 10 personas, que todos ellos utilicen tapabocas y que cumplan con el distanciamiento social correspondiente.

Por momentos se vieron más controles que gente en Palermo, en medio de la pandemia de coronavirus; el desborde tan temido por los funcionarios de la ciudad jamás llegó
Por momentos se vieron más controles que gente en Palermo, en medio de la pandemia de coronavirus; el desborde tan temido por los funcionarios de la ciudad jamás llegó Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

El operativo también contó con agentes de prevención en Plaza Miserere, Plaza Constitución y Retiro, los principales centros de trasbordo, cuya función fue controlar que el transporte público solamente sea utilizado por el personal esencial.

"Desde que nos sentamos, vinieron tres veces a decirnos que nos separemos más y a verificar que no estemos compartiendo mate", comenta Sofía Tripaldi, de 16. Ella y sus cinco amigos viajaron desde Ramos Mejía hasta el Rosedal para pasar el día al sol. "Nos trajeron nuestros papás. Es la primera vez que nos juntamos en seis meses. Necesitábamos vernos la cara", cuenta Lucas Zarate, uno de sus amigos, de 16 años. El grupo asegura que las plazas de Ramos Mejía estaban repletas de gente y por eso prefirieron acercarse a Palermo. Cada uno de ellos trajo su mate, y unieron varios pareos para sentarse manteniendo cierta distancia.

A pesar de la poca concurrencia de personas -y especialmente de adolescentes- el gobierno de la ciudad realizó el operativo acuático previsto para la fecha. Pocos minutos después del mediodía, uno de los agentes de prevención subió a una moto de agua y comenzó a custodiar la costa del lago artificial del Rosedal con el objetivo de evitar el acceso de personas al agua.

Sobre la orilla del lago, tres amigas de 16 años almuerzan con sus bicicletas a un lado. Pedalearon desde sus casas, en Liniers, hasta el Rosedal, y trajeron consigo sus almuerzos. "Sentimos una paz -dice Morena Gonzalez, de 17-. No solemos venir por acá, pero hoy queríamos aprovechar el feriado y nuestro día para andar mucho en bici y descansar en un lugar lindo", explica.

"Fue una jornada atípica -indicaron fuentes del gobierno porteño en referencia a los festejos de hoy-. Como relato de los tiempos diferentes que vivimos, dada la pandemia y la emergencia sanitaria, esta primavera mostró una escena diferente. No se vieron en los parques los típicos picados de fútbol o los improvisados partidos de voley y los grupos fueron muy reducidos".

A su vez, destacaron que la mayoría de los que asistieron a plazas y parques tenían entre 20 y 30 años, y que los espacios verdes contaron con la presencia de una gran cantidad de padres jóvenes con niños, algo atípico para la fecha.

Vicente López, una zona difícil de controlar, y en la que todavía no están autorizadas las reuniones de personas no convivientes
Vicente López, una zona difícil de controlar, y en la que todavía no están autorizadas las reuniones de personas no convivientes Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

En el norte del conurburbano bonaerense, los municipios con costa de río también temían que los festejos del Día del Estudiante generaran desbordes. A diferencia de la Capital Federal, Vicente López no permite las reuniones de personas no convivientes en las plazas y espacios públicos junto al río. Sin embargo, según fuentes oficiales, consideraban difícil poder controlar las reuniones de hoy de los adolescentes en la ribera.

Según pudo constatar LA NACION, las costas de San Isidro y Vicente López contaron con una gran presencia de adolescentes, jóvenes y también de policías. "Los fines de semana hay más gente que hoy. Es divertido porque nos encontramos con conocidos. Todos los que viven por la zona vienen", comenta Chiara Avena, de 17 años, que se acercó al río de Olivos junto a 5 amigas. A unos pocos metros, un policía discute con un adolescente que, a pesar de las advertencias, insiste con seguir jugando al fútbol junto a sus amigos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.