Coronavirus: ¿pueden los tests olfativos ayudar a reducir los contagios?