Coronavirus en la Argentina: ¿qué porcentaje de bonaerenses y porteños está dispuesto a recibir la vacuna rusa?

Un 43% afirmó estar dispuesto a recibir la dosis de Sputnik V, mientras que un 44% manifestó lo contrario, y un 13%, que no sabe; los datos surgen de una encuesta elaborada por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
Un 43% afirmó estar dispuesto a recibir la dosis de Sputnik V, mientras que un 44% manifestó lo contrario, y un 13%, que no sabe; los datos surgen de una encuesta elaborada por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
María Nöllmann
(0)
11 de noviembre de 2020  • 09:01

Vacuna rusa, ¿sí o no? En la provincia y la ciudad de Buenos Aires, la opinión está dividida. Días después de que el Gobierno nacional informó que la vacuna contra el nuevo coronavirus, Sputnik V, desarrollada en Rusia, estaría disponible en el país en diciembre, porteños y bonaerenses dieron su opinión acerca de las distintas vacunas y su confiabilidad.

Un 43% afirmó estar dispuesto a recibir la dosis de Sputnik V, mientras que un 44% manifestó lo contrario, y un 13%, que no lo sabe. Las respuestas se dieron antes del anuncio de hoy, en el que Rusia afirma que su vacuna contra el Covid-19 tiene un 92% de efectividad.

Así lo reveló una encuesta realizada por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre el 7 y el 9 de este mes. El sondeo fue respondido de manera online por 1490 mayores de 18 años.

Los resultados de la investigación exhibieron las diferencias de apreciaciones que existen entre la vacuna de origen rusa y la desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Un 54% de los encuestados manifestó estar dispuesto a recibir la segunda, lo cual marca un incremento de casi el 10% con respecto de quienes se animarían a acceder a la rusa.

En tanto, un 30 % no estaría dispuesto a vacunarse con la vacuna de Oxford, y un 17% no lo definió.

La percepción de confiabilidad de la Sputnik V está dividida. Según la encuesta, la mitad de los bonaerenses y porteños (51%) cree que esta vacuna es totalmente confiable o algo confiable, mientras que la otra mitad, un 49%, opina que es poco o nada confiable.

Más allá de las diferencias, la gran mayoría (78%) considera importante que las personas se vacunen contra el Covid-19. Sin embargo, este número es relativamente bajo si se toma en cuenta un dato previo: en diciembre pasado, alrededor del 96% de los argentinos consideraba que vacunarse era seguro y el 93,69%, que las vacunas eran efectivas. Los datos son del Índice de Confianza y Acceso a Vacunas (ICAV), realizado por la Fundación Bunge y Born, en 2019, a partir de una muestra de 7000 personas representativa de la población mayor de 15 años del país.

Para los especialistas consultados por LA NACION, esta brecha puede estar relacionada a cuestiones como la sobreinformación sobre las etapas de la vacuna contra el Covid-19; la desinformación generada por políticos y redes sociales, y prejuicios geopolíticos.

"La información que le llega a las personas es confusa: hay desinformación y también utilización política e ideológica del tema. Sin información precisa y clara, a las personas les da miedo", opina Martín Hojam, infectólogo del Hospital Rivadavia y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). Y agrega: "Como estamos en pandemia, el desarrollo de las vacunas se está haciendo de manera acelerada, y la población lo sabe. Ahora todos están al tanto de si la vacuna está en fase tres, fase dos. Antes, con otras vacunas, las personas no sabían sobre los procesos".

Hojam cree que es positivo que la población esté informada sobre el proceso de desarrollo y prueba de las vacunas, pero asegura que existe mucha desinformación. A su vez, cree que el miedo de la población es mayor con respecto a la Sputnik V por cuestiones de desconfianza relacionadas con su país de origen.

Martin Stryjewski, jefe de Internación CEMIC y miembro de la comisión directiva de la SADI, también cree que el hecho de que la vacuna sea rusa genera prejuicios en la sociedad. "Tal vez la gente piensa que hay una cuestión geopolítica en el origen de la vacuna, y eso puede disminuir la confianza", opina.

De todas formas, afirma que cualquier vacuna debe ser recomendada por las organizaciones de salud de referencia antes de ser aplicadas, como, por ejemplo la Organización Mundial de la Salud, y aceptada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Food and Drug Administration (FDA).

"El Anmat refleja las aprobaciones en otros países. No va a aceptarse nada que no esté previamente probado y aprobado", asegura.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.