(0)
25 de junio de 2020  • 08:33

A semanas de su inicio, el año lectivo 2020 se vio afectado por el aislamiento social, preventivo y obligatorio. El desafío para implementar la educación a distancia y la reconfiguración en la conducción de los equipos directivos abrió una puerta a la necesidad de repensar el futuro de las escuelas. El caso del programa Hacer Escuela funciona una respuesta público-privada a este desafío.

El calendario educativo 2020 arrancó con un nuevo escenario: aulas vacías, pero con escuelas necesariamente presentes, relaciones personales que mutaron a contactos virtuales, contenidos que debieron adaptarse, incertidumbre y una creciente necesidad de contención. Estos desafíos fueron algunos de los que se plantearon para los equipos docentes y más aún, para los encargados de dirigir a esos planteles y dar respuestas desde las instituciones educativas a las demandas de la comunidad.

Algunas de estas respuestas pueden encontrarse en el programa "Hacer Escuela", que si bien nació en 2017 hoy tiene una significación especial por el contexto actual. Con el objetivo de incentivar buenas prácticas de conducción, con acento en lo pedagógico para formar y sostener una red que potencie mejoras en los establecimientos educativos, "Hacer Escuela" está dirigido a directivos y supervisores de instituciones educativas de nivel primario y secundario de gestión pública, con los que se trabaja en estrategias y herramientas que impulsan procesos de mejora escolar.

Hacer Escuela se lleva adelante en las provincias de Chubut, Santa Cruz y Neuquén y es producto de un trabajo articulado entre Pan American Energy (PAE) -principal empresa integrada privada del sector energético en Argentina y la región- la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y los Ministerios de Educación provinciales. Este año, el programa fue readaptado en sus formas y reconvertido en sus contenidos en función de la nueva realidad derivada del COVID-19.

"A través de esta iniciativa, buscamos atender las necesidades específicas detectadas en los centros educativos y por las autoridades educativas locales, logrando consolidar un espacio de encuentro y reflexión para los equipos directivos. Con este programa, colaboramos en la mejora de quienes conducen las escuelas, para que ellos puedan generar un mejor clima de trabajo con los docentes y puedan tener un claro enfoque en las necesidades de aprendizaje de los chicos", explicó Agustina Zenarruza, Gerente de Sustentabilidad de Pan American Energy.

En esta línea, la asesora general de "Hacer Escuela", Silvina Gvirtz, destacó que "veníamos teniendo una experiencia hasta la pandemia y pasamos a una igual, o más valiosa, post inicio de ésta. Hasta el comienzo de la pandemia, lo que veníamos logrando es que los directores puedan mirar de otro modo la organización de una escuela y garantizar que los chicos aprendan mejor, que los docentes estén más contentos en su lugar de trabajo y que el sistema educativo de cada localidad se optimice. Con la llegada de la pandemia se reconfiguró el formato de la escuela y la forma de enseñar".

Los pilares del programa

Mauro Di María, Director Ejecutivo del Programa "Hacer Escuela", destacó dentro de los pilares de trabajo la importancia de "poner en el centro de la escena el trabajo del equipo directivo de la escuela y los supervisores, es decir, pensar un tramo formativo específico para quien conduce la educación. En segundo lugar, la idea de plantearle a la escuela el desafío de identificar sus propios nudos problemáticos, diseñar y llevar adelante un plan para la mejora. Y, en tercer lugar, nosotros hacemos mucho hincapié en el trabajo con datos como punto de partida, ya que así tenemos una mirada de la realidad nutrida con evidencia estadística".

En este sentido, Silvina Gvirtz, destacó que uno de los valores primordiales del programa se centra en las herramientas de gestión. "Para llegar a ser director se rinde un concurso muy específico, y así se pasa de docente a director, pese a que ser director requiere de conocimientos y habilidades distintos que los de ser docente. Un excelente docente puede no ser un muy buen director o un buen director puede que no sea un excelente docente. Es necesaria una habilidad para generar consensos y trabajar en equipo, y no hay trabajo sobre eso en los institutos de formación docente, por eso Hacer Escuela resulta clave".

Este año, el programa prestó especial atención a los nuevos desafíos que trajo aparejada la pandemia para el ámbito educativo. Así, "Hacer Escuela" fue readaptado para poder continuarlo a través de plataformas digitales, también con una reconversión de sus contenidos para dar respuesta a los nuevos retos de la enseñanza 100% online y las incertidumbres que genera el escenario post-pandemia. "Sin educación, no hay futuro", sintetizó Silvina Gvirtz. Y el futuro aparece hoy como el gran desafío.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.