Detienen a un menor buscado por un crimen

También cayó un cómplice de 14 años
(0)
25 de mayo de 2003  

Dos menores de 14 y 17 años -uno de los cuales tenía pedido de captura por homicidio y que pertenecería a una banda conocida como los bananitas - fueron detenidos ayer cuando agredían a personal de seguridad a la salida de un local bailable en Olivos, partido de Vicente López.

Según informaron a LA NACION fuentes policiales, los chicos -cuyos nombres no trascendieron por razones legales- merodeaban en la vereda del local bailable Puerto Sofía, situado en la calle Corrientes, esquina Bartolomé Cruz, de Olivos. Alrededor de las 6, los menores comenzaron a arrojar piedras y botellas a los custodios y a efectivos de la comisaría 5a. de la jurisdicción de Vicente López, a quienes también amenazaron de muerte.

Un móvil del comando de patrullas bonaerense que realizaba una recorrida detuvo a los adolescentes, que según fuentes policiales se resistieron a los golpes, y los trasladó a la comisaría de menores de San Isidro. Allí se comprobó que el joven de 17 años tenía un pedido de captura del Juzgado de Menores N° 2 de San Isidro, a cargo de Néstor Edgardo Camere, por homicidio. El menor de 14 años fue entregado a sus padres, por orden judicial, en tanto el otro fue derivado a un instituto de menores bonaerense.

La banda "los bananitas"

El detenido de 17 años integraría una banda de menores que delinquía en la zona norte del conurbano. Esta banda participó en una toma de rehenes en septiembre de 1999 en Villa Adelina, partido de San Isidro, cuando privaron de la libertad a una familia y se entregaron abrazados a sus madres y hermanas, a quienes habrían entregado dinero y joyas robados en el chalet, según informó la agencia Télam.

A la misma banda se le atribuyeron otros delitos, como el homicidio del arquitecto Antonio López Lago, de 48 años, baleado el 4 de septiembre de 1999, cuando lavaba su auto en la puerta de su casa del barrio porteño de Saavedra y se resistió a un asalto.

También se los vinculó con el homicidio del ingeniero Miguel Angel Zareba, ocurrido en agosto de 1998 en Villa Adelina, San Isidro, cuando intentaron robarle su automóvil. Los bananitas además son famosos por sus constantes fugas de los institutos de menores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.