Diabetes: qué es, cuántos tipos hay y cómo se sobrelleva

La diabetes está relacionada con el metabolismo de la insulina
La diabetes está relacionada con el metabolismo de la insulina Crédito: rawpixel / Unsplash
Daniela Chueke Perles
(0)
20 de febrero de 2019  • 12:49

Permanentemente se escucha hablar sobre el riesgo de padecer diabetes, pero ¿por qué es importante tenerlo presente? ¿Cualquiera puede "contraer" diabetes o es una enfermedad genética. ¿Es tan riesgoso vivir con esta enfermedad? ¿Es cierto que no tiene cura y solo se puede controlar? ¿Cómo se puede entender y ayudar a una persona que tiene diabetes? ¿Por qué algunos pueden comer dulces y otros no?

Son tantas las dudas y tan compleja esta condición de salud como importante prestar atención. Conocer de qué se habla cuando se habla de diabetes es vital porque se trata de un tema que nos atañe a todos.

Según las estimaciones médicas, 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones que padecían esta condición en 1980. Es decir, que se trata de un problema de salud que preocupa en todo el mundo por su aumento significativo.

Para conocer más la doctora María Pía Lozano Bullrich (M.N. 75.048), Coordinadora del Servicio de Endocrinología del Hospital Alemán brinda las respuestas.

Números que importan en relación a la diabetes

  • La prevalencia mundial de la diabetes es del 8,5% en la población adulta. En 2012, la diabetes provocó 1,5 millones de muertes. El porcentaje de muertes atribuibles a diabetes en pacientes menores de 70 años de edad es superior en los países de ingresos bajos y medianos que en los de ingresos altos (OMS 2016).
  • En la Argentina los resultados de las tres Encuestas de Factores de Riesgo implementadas por el Ministerio de Salud de la Nación muestran que en el período 2005-2013 la diabetes en población adulta aumentó del 8,5 al 9,8%.
  • Este aumento se debe a un crecimiento de los factores de riesgo de diabetes como sobrepeso/obesidad.

¿Qué es la diabetes y por qué se habla de distintos tipos?

La diabetes es una enfermedad metabólica, crónica y progresiva.

Los principales tipo de diabetes son la diabetes tipo 1 (5-10%) y la diabetes tipo 2 (90-95%), siendo esta última el tipo de diabetes relacionado con los antecedentes familiares de diabetes tipo 2, el mal hábito alimentario, el sedentarismo y la obesidad.

La diabetes se caracteriza por presentar un aumento de los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, resultante de una disminución marcada en la secreción de la insulina (diabetes tipo 1) y/o alteración en la acción de la insulina, llamada insulinorresistencia (diabetes tipo 2).

La insulina es necesaria para que el organismo pueda utilizar el azúcar, combustible esencial para las células del organismo, ya que la transporta desde la sangre hacia las células. Cuando hay insulinorresistencia las células no responden a la insulina (a pesar de que haya una buena cantidad en la sangre), es decir, que no incorporan el azúcar al interior de las células. Esto trae como consecuencia que se acumule glucosa en la sangre. La hiperglucemia es una de las principales causas de muchas de las complicaciones que sufren las personas con diabetes.

¿Es genética o ambiental?

La diabetes es un trastorno endocrino-metabólico crónico que muestra a nivel mundial un crecimiento continuo al cual no es ajeno nuestro país.

El desarrollo de la diabetes tipo 2 está condicionado por factores genéticos y ambientales, aceptándose que la enfermedad solo se desarrolla en personas con predisposición genética. En estas personas, la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 es muy alta cuando presentan sobrepeso/obesidad o se exponen a estilos de vida no saludables, tales como alimentación no balanceada e inactividad física.

¿Cómo se previene la diabetes tipo 2?

La forma más efectiva de prevenir la diabetes tipo 2 y sus complicaciones es modificar los factores de riesgo vinculados con estilo de vida no saludable.

Diferentes estudios han demostrado categóricamente que intervenciones que promueven la adopción de estilos de vida saludables reducen hasta un 58% el desarrollo de diabetes tipo 2 en personas de alto riesgo.

Por lo tanto, las claves para prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2 son mantener un peso adecuado, es decir evitar el sobrepeso y la obesidad; tener una alimentación variada y fraccionada (con reducción de grasas totales y control de la calidad de éstas, disminución de la ingesta de azúcares simples y aumento del consumo de fibra en la alimentación); realizar 150 minutos de actividad física por semana y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

¿Cómo se diagnostica y qué síntomas presenta la diabetes?

Generalmente no produce síntomas y se diagnostica en un examen de sangre. Sin embargo, existen síntomas como el aumento de la sed, del apetito, de la cantidad de orina y la pérdida de peso que son sugestivos de diabetes.

La diabetes tipo 1 se diagnostica en la infancia y la tipo 2 en la vida adulta, pero por el aumento de la prevalencia de sobrepeso/obesidad en la población, también se diagnostica diabetes tipo 2 en niños y adolescentes. Asimismo, puede diagnosticarse diabetes tipo 1 en adultos.

No hay estudios que muestren diferencias en la prevalencia entre hombres y mujeres.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento de la diabetes debe ser individualizado y, en general está basado en cuatro pilares:

  1. Alimentación saludable.
  2. Actividad física.
  3. Medicación.
  4. Educación.

Con respecto a la medicación existen aquellos remedios que son de administración por vía oral o inyectables, con diferentes mecanismos de acción, que tienen por función mejorar la insulinorresistencia, promoviendo la secreción de insulina, aumentando la eliminación urinaria de glucosa, entre otros. Para pacientes con déficit de insulina existen numerosos tipos de insulina que permiten personalizar el tratamiento.

Según el tipo de diabetes y la evolución de la misma será el médico tratante quien determinará cuál es el mejor tratamiento para cada individuo. Aquellos pacientes con diabetes tipo 1 siempre requerirán insulina, mientras que los pacientes con diabetes tipo 2 pueden tener adecuado control solo con medicación por vía oral o pueden requerir insulina durante la evolución de la enfermedad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.