srcset

Fotorreportaje

El cazador de cangrejos del río Caratingui, que lucha contra el cambio climático

(0)
30 de mayo de 2019  • 02:00

Pescadores como José Da Cruz se ganaron la vida durante décadas cazando cangrejos entre los vastos bosques de manglares costeros de Brasil, densos matorrales de plantas retorcidas en el profundo lodo negro que crecen donde los ríos de agua dulce se encuentran con el océano Atlántico salobre.

Cruz, quien es conocido por el apodo de Vampiro por sus dientes distintivos, no usa una barra y un carrete o una red. En su lugar, estaciona su bote en la orilla del río Caratingui y se desplaza a pie a través de la maraña de manglares para extraer cangrejos con sus manos en el lodo oscuro.

Su comunidad es conocida como "El Tren" porque las casas de barro están dispuestas en línea a lo largo del borde del río Caratingui como vagones de tren, cerca de Bahía al norte de Brasil.

José Da Cruz, el cazador de cangrejos del río Caratigui
José Da Cruz, el cazador de cangrejos del río Caratigui Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz muestra su escasa cosecha
José Da Cruz muestra su escasa cosecha Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz muestra su escasa cosecha
José Da Cruz muestra su escasa cosecha Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

La aldea "El tren" en la costa del río Caratingui en el estado de Bahía
La aldea "El tren" en la costa del río Caratingui en el estado de Bahía Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz sale con su bote de la aldea "El tren" en la costa del río Caratingui en el estado de Bahía
José Da Cruz sale con su bote de la aldea "El tren" en la costa del río Caratingui en el estado de Bahía Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz entre los manglares
José Da Cruz entre los manglares Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

Vandeka, esposa del pescador José Da Cruz, cosecha ostras de manglar en el río Caratingui
Vandeka, esposa del pescador José Da Cruz, cosecha ostras de manglar en el río Caratingui Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz pone aceite en su piel como protección contra los insectos, antes de atrapar cangrejos en los bosques de manglares
José Da Cruz pone aceite en su piel como protección contra los insectos, antes de atrapar cangrejos en los bosques de manglares Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

El río desde una ventana de la aldea
El río desde una ventana de la aldea Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

La radio de José Da Cruz y su esposa Vandeka en su casa
La radio de José Da Cruz y su esposa Vandeka en su casa Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

Un estante en la casa
Un estante en la casa Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz en un descanso
José Da Cruz en un descanso Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz en un descanso
José Da Cruz en un descanso Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

Vandeka, pela cangrejos para hacer moqueca, comida brasileña, fuera de su casa
Vandeka, pela cangrejos para hacer moqueca, comida brasileña, fuera de su casa Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

El bote de José Da Cruz espera para el comienzo de la faena
El bote de José Da Cruz espera para el comienzo de la faena Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

José Da Cruz descansa en su casa luego de una jornada de trabajo
José Da Cruz descansa en su casa luego de una jornada de trabajo Fuente: Reuters - Crédito: Nacho Doce

Las cuatro o cinco docenas que captura en un día le darán a Da Cruz unos 200 reales ($ 50) por semana, lo suficiente para sobrevivir, dijo.

Pero este débil medio de vida se enfrenta a una serie de amenazas, que incluyen alteraciones rápidas del medio ambiente causadas por el cambio climático, y la captura diaria promedio de Da Cruz es la mitad de lo que era hace 10 años. En este momento, la línea de agua avanzó tres metros tierra adentro desde donde solía estar.

Una radio de pilas puede ser su principal conexión con el mundo exterior, pero Da Cruz sabe sobre el calentamiento global. "La naturaleza está molesta ... La Antártida se está derritiendo, la naturaleza se está derritiendo", dijo. "Gente, hay que tener conciencia de lo que está sucediendo".

Los científicos del clima le dan crédito a la interpretación de Da Cruz, de lo que él ve. Dicen que el aumento de los niveles de agua es un signo de calentamiento global, que también hace que aumente la temperatura del agua, lo que mata la vida marina.

A nivel mundial, los científicos advirtieron que las temperaturas del agua aumentan mucho más rápido de lo esperado, lo que impulsa la suba del nivel del mar. El cambio climático y el desarrollo humano están poniendo a 1 millón de especies, una gran parte de las cuales viven en ambientes marinos, en riesgo de extinción, según un informe publicado este año.

Estos cambios, a su vez, amenazan a la docena de familias de la aldea de Da Cruz, que dependen del ecosistema costero.

Los manglares cubren 13.989 kilómetros cuadrados a lo largo de la costa de Brasil y son una protección vital contra el cambio climático, según el biólogo Renato de Almeida de la cercana Universidad Federal de Reconcavo da Bahia.

"Un acre del ecosistema absorbe tanto o más dióxido de carbono como un área similar de la selva tropical del Amazonas", dijo.

Los científicos dicen que protegen la costa de erosionarse a medida que las tormentas intensas se hacen más frecuentes por los cambios de climas. Las plantas en sí mismas son resistentes, siguiendo los niveles de agua a medida que aumentan, pero las criaturas como los cangrejos y las ostras que Cruz cosecha son cada vez menos.

Sin duda, el calentamiento global no es la única amenaza. La sobrepesca, por parte de los pescadores exactamente como Da Cruz, probablemente sea también una de las razones principales del declive de la población de cangrejos y otras poblaciones de peces a medida que se expande la demanda urbana de productos del mar.

Según los investigadores, el crecimiento del turismo llevó a la limpieza de manglares para dar paso a pequeñas posadas y muelles que emergen a lo largo de la costa. El aumento del tráfico puede impedir que las ostras crezcan en las orillas de los ríos y la constante inundación de las embarcaciones que pasan puede erosionar la unión de los manglares al suelo.

Fotografías de Nacho Doce

Edición fotográfica de Dante Cosenza

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.