El día que las playas de Pinamar se quedaron (casi) sin guardavidas