El estupor y el dolor invadieron la provincia