Desde el viernes último. El Palacio de Correos dejó de recibir y de distribuir cartas