El triste adiós al "Capitán Optimista", el pediatra español que regalaba música y sonrisas a los niños con cáncer

El médico de la ciudad de Albacete murió a los 36 años y en su honor quieren bautizar con su nombre el hospital de su ciudad
El médico de la ciudad de Albacete murió a los 36 años y en su honor quieren bautizar con su nombre el hospital de su ciudad
(0)
10 de abril de 2019  • 17:22

Antonio Javier Cepillo era un joven pediatra de la ciudad española de Albacete, que trataba a sus pequeños pacientes siempre con buen ánimo, les recetaba altas dosis de optimismo y siempre los recibía con una sonrisa. Además, tocaba la flauta en un grupo musical, Los Guachis, formado especialmente para regalarles música a los niños internados en el área de oncología de su hospital.

Este médico, que por su la profunda humanidad con la que ejercía su tarea había sido distinguido con el premio "Capitán Optimista", murió hace pocos días a la edad de 36 años. La enfermedad contra la que él luchaba como médico, el cáncer, terminó con su vida. Pero su legado fue tan importante, que habitantes de su ciudad y de toda España están juntando firmas para ponerle su nombre al Hospital Universitario de Albacete, donde el Doctor Cepillo trabajaba.

En su discurso de despedida a los residentes del área pediátrica, en 2016, confesó a sus colegas y compañeros que en su tercer año de formación como médico residente le habían detectado un bulto y que, de la noche a la mañana, se había convertido en un paciente con cáncer.

Confesó también que durante su lucha contra la enfermedad, tratando de contener la tristeza en las salas de espera de oncología, aprendió mucho de cómo no se debe tratar a un paciente, según lo consigna el medio español ABC.

Cepillo apostaba siempre por el buen humor y además tocaba la flauta en un grupo de música armado para los niños del área oncológica
Cepillo apostaba siempre por el buen humor y además tocaba la flauta en un grupo de música armado para los niños del área oncológica

Un año después de dar ese discurso de despedida a los residentes, en junio del año pasado, el pediatra y flautista de Los Guachis recibió el reconocimiento nacional de "Capitán Optimista", otorgado a los médicos que humanizan la profesión con su vocación, sensibilidad y estimulando la sonrisa y el buen humor entre sus pacientes. El premio era una nariz de payaso de color verde.

La despedida de sus amigos y la petición

Lamentablemente, "Cepi", como lo llamaban sus innumerables amigos y colegas, no pudo superar la enfermedad y falleció a comienzos de este mes.

Además de su faceta como pediatra y músico, Cepillo era amigo de la exestrella de Barcelona, actualmente en Japón, el también albaceteño Andrés Iniesta, que lo despidió emotivamente a través de las redes sociales: "Amigo, capitán, tu lucha, generosidad, amabilidad, altruismo, dedicación han sido y serán un ejemplo para todos. Un beso muy fuerte para la familia y amigos. Descansa en paz, Cepi", escribió el futbolista.

Sus compañeros del grupo Los Guachis lo despidieron con una sensible carta publicada en Facebook. Entre otras líneas de profunda conmoción, el texto señala: "La vida nos regaló un Capitán, un líder carismático. Nuestro mejor embajador. Nuestro Flautista, Zar, Brujo, Regidor, Deshollinador, Aviador, Tritón. La viva imagen del Principito".

La trascendencia profesional de Cepillo ha sido tan grande que se levantó una petición en la plataforma Change.org solicitando firmas para que el Hospital Universitario de Albacete, actualmente sin nombre, sea bautizado Antonio Javier Cepillo, en honor al pediatra.

"Médico humilde de mirada infantil, ha dado una sencilla lección de humanización en cada uno de los pasos que dio. Este pediatra ha transformado en hechos la apuesta por la humanización de la sanidad. Queda el alma de un hombre bueno que ha predicado con el ejemplo", concluye la petición, que en este momento ya ha reunido casi 33 mil firmas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.