El verano termina con la Patagonia batiendo récords históricos de calor