"Empezamos a salir de abajo como podíamos", aseguró una monja que viajaba en la camioneta