Ensayan en el país una terapia preventiva para grupos de riesgo de contraer VIH

Se trata de la profilaxis preexposición o PrEP, según sus siglas en inglés; fue recomendada por la OMS en 2014 y ya se emplea en varios países con buenos resultados
Verónica Dema
(0)
11 de marzo de 2019  

A Doan Carbajal, de 27 años, le llamaba la atención que en Grindr, una aplicación de citas gay, muchos de los candidatos se presentaran como "VIH negativo" con la aclaración: "Tomo PrEP". Cuando fue a hacerse su chequeo de rutina, consultó sobre estas siglas y le explicaron que significa profilaxis preexposición, una de las estrategias de prevención del VIH. Lo derivaron a la Fundación Huésped y desde septiembre del año pasado este joven venezolano es parte del grupo de 91 pacientes de alto riesgo (que tienen prácticas que pueden exponerlos a la transmisión del virus), que participan en una investigación internacional con 4500 casos.

Según explica Omar Sued, director de Investigaciones de la fundación, consiste en tomar una pastilla antirretroviral por día con dos componentes: tenofovir y emtricitabina. Esta combinación de drogas -recomendada por la OMS desde 2014- reduce la posibilidad de adquirir VIH. El estudio británico Proud arroja una eficacia del 86%; el equipo de investigación a cargo del ensayo clínico Ipergay, realizado en seis sedes francesas y una canadiense, la calcula en 97%. La estrategia ya se aprobó en 17 países (entre ellos, Estados Unidos, Australia, y algunos de África y Europa), donde se redujo la cantidad de nuevos casos.

En la Argentina, el tratamiento aún no está autorizado por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, pero la Fundación Huésped promueve su implementación. "Nos dicen que es posible que salga dentro de poco, tal vez este año", adelanta Sued. Espera que así sea, ya que "en la Argentina existe PrEP en proyecto de investigación clínica, pero también hay PrEP salvaje -afirma-; es decir, que la gente compra los antirretrovirales por internet o en el mercado negro, no se hace los análisis necesarios, no sabe bien cómo tomarlos y esto puede generar riesgos. Lo ideal sería el PrEP como política pública".

Como parte de una red internacional que desarrolla protocolos de prevención, la fundación ahora investiga si además de las drogas administradas diariamente en una cápsula (Truvada), se podría usar como PrEP una inyección de cabotegravir cada dos meses. Como esta droga es de acción prolongada, los científicos quieren probar si permite generar niveles elevados de fármaco capaces de proteger contra la transmisión del VIH.

Doan Carbajal
Doan Carbajal

Doan, ingeniero civil que desde que vive en la Argentina se gana la vida en call centers, cuenta que todas las mañanas toma una pastilla y cada dos meses le aplican una inyección. Por tratarse de un estudio "a doble ciego", comenta que "los médicos nos brindan ambos métodos, y nos dan uno placebo y el otro verdadero, pero ni los investigadores ni los pacientes saben a qué grupo tú perteneces".

El joven se siente tranquilo de participar en un estudio así. "Cada vez que voy por la inyección me hacen el chequeo del VIH, de sangre y el rápido. Verifican todos mis valores", dice. Para él, que hasta ahora nunca tuvo obra social ni prepaga por sus trabajos informales, es un alivio estar en manos de quienes son médicos referentes.

En las 91 personas que intervienen "no hubo ninguna seroconversión", es decir que no se detectó la aparición de anticuerpos contra el virus en la sangre. "Es muy bien tolerado, la gente está muy contenta, pero el estudio aún está abierto, y los pacientes de nuestro centro son una pequeña proporción de la muestra mundial", aclara Sued.

Daiana Woods
Daiana Woods

Daiana Woods, como se presenta, es una salteña de 25 años que también se sumó al programa de Fundación Huésped. Toma cada día no bien se levanta una pastilla, cuyo frasco aclara que puede contener Truvada o un placebo. Como Doan, ella tampoco sabe qué tratamiento prueban con ella. Lo que sí sabe es que debe respetar la toma diaria y que cada dos meses tiene turno para el inyectable.

En el Hotel Gandolín, donde vive junto con unas 45 chicas trans, se oye el bullicio de las conversaciones en una cocina concurrida. La mayoría trabaja como prostitutas, igual que ella. "Muchas tienen VIH. Yo las veo bastante bien cuando toman la medicación, pero siento que me moriría si tuviera eso -dice Daiana, que no puede ni nombrar el virus-. Me cuido con PrEP y uso siempre preservativo. Para mí sería una desgracia enfermarme".

Llegó a Buenos Aires el año pasado con la intención de poder hacerse la reasignación de sexo en una clínica privada. Cree que entonces empezará otra vida para ella y será famosa, como sueña. Tiene la vida por delante y la quiere vivir sin VIH. Por eso no dudó en aceptar la propuesta de su compañera trans Solange, promotora de salud de Fundación Huésped, cuando le habló de este protocolo.

Las personas trans están dentro del grupo de riesgo, y también todo aquel que en los últimos seis meses haya contraído una enfermedad de transmisión sexual, hombres que tienen sexo sin protección con hombres y mujeres que se vinculan sexualmente con hombres VIH positivos que no hacen tratamiento, y con los que no pueden negociar el uso del preservativo. Tampoco se aceptan personas trans con siliconas líquidas, ya que no se les puede aplicar la inyección, ni pacientes con otros problemas de salud: en particular, se verifica el estado del hígado, los riñones y el páncreas ya que uno de los efectos colaterales de PrEP es que puede afectar estos órganos.

La investigación está abierta y siguen incorporando pacientes, aunque hay limitaciones. "El PrEP no es para todo el mundo ni para toda la vida. Son medicaciones para consumir cuando uno tiene un alto riesgo de contraer el virus; si uno cambia sus prácticas y no tiene más riesgo, se puede dejar de tomar", dice Sued.

Damián Pszemiarower
Damián Pszemiarower

Cuando a Damián Pszemiarower le dijeron que estaba en alto riesgo de contraer VIH decidió reclamarle a su prepaga el tratamiento preventivo. El joven, un abogado de 30 años con varias parejas de varones circunstanciales, se basó en la ley nacional de salud sexual y procreación responsable, que establece que es un derecho que se cumplan todos los niveles de prevención de enfermedades de transmisión sexual y VIH. Desde el mes pasado, en un hecho histórico que sentó un precedente, su prepaga le cubre el 100% del tratamiento de PrEP y está monitoreado por Huésped.

Para él, la tranquilidad es "inimaginable". Dice: "Hay que ponerse en el lugar de una persona gay para saber lo que es cada vez que uno va a hacerse el análisis.

Damián es un abogado de 30 años, Daiana es una joven trans de 25 y Doan es un ingeniero civil de 27. Aunque tienen distintas circunstancias vitales, comparten un denominador común: los tres integran el grupo de personas en alto riesgo de exponerse a la transmisión del VIH-sida y por eso están sometiéndose a la terapia PrEP, una estrategia de prevención recomendada por la OMS en 2014 y que ya fue aprobada en 17 países. Todos coinciden en que, aunque se sienten protegidos, no abandonan el preservativo.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.