Falleció Emilie Schindler, que salvó de la muerte a 1300 judíos

Se alojaba en un hogar para mayores desde que regresó a su país hace meses
(0)
7 de octubre de 2001  

Emilie Schindler, la alemana de enjuta figura que será recordada por haber salvado del Holocausto a más de 1300 judíos junto con su ex marido, Oskar, murió anteanoche a los 94 años en un hospital de Strausberg, Berlín, a donde había vuelto hace dos meses para permanecer en un hogar para personas mayores.

La señora Schindler, que vivió más de 50 años en la Argentina tras dejar Alemania al terminar la Segunda Guerra, estaba postrada desde noviembre último, cuando se fracturó la cadera en su casa de la localidad bonaerense de San Vicente y terminó siendo operada en el hospital Alemán de Buenos Aires, gracias a una colecta pública organizada por jugadores de River Plate.

Erika Rosenberg, la escritora que ya tiene lista para publicación la biografía de la benefactora germana, confirmó a varias agencias internacionales de noticias el fallecimiento de su amiga y cliente. Se lamentó de no conocer aún datos precisos sobre cuándo ni dónde será enterrada.

"Supongo que al menos me esperarán para que pueda acudir a los funerales de mi mejor amiga, que fue casi mi madre", aseguró Rosenberg, tras confirmar que el deceso acaeció por causas consideradas naturales para la edad.

La biógrafa señaló que si bien Emilie optó por retornar hace meses a Alemania, ella sentía "un enorme afecto por su patria adoptiva", a la que llegó en 1949 de la mano del empresario industrial Oskar Schindler, entonces su marido, que la abandonó aquí en 1957 para retornar a Europa y rehacer su vida.

No obstante haber transcurrido más de cinco décadas en la soledad de estas pampas y en el olvido del resto del mundo, el nombre de la frágil mujer se vio proyectado al estrenarse el film de Steven Spielberg.

"La lista de Schindler" cuenta unilateralmente (sólo haciendo foco en el marido) la historia de cómo un empresario exitoso, Oskar, coloca a 1300 judíos en una lista de empleados imprescindibles para su fábrica de municiones y los salva de una muerte segura. Según los sobrevivientes, logra salvarlos por milagro, aunque paradójicamente a la vez forme parte de la maquinaria de muerte que fabrica las balas que usan los alemanes.

Dicen que tanto Emilie como su biógrafa lucharon en los últimos años para lograr justo reconocimiento para la figura de la mujer que acompañó a Schindler en su altruista labor y fue olvidada por la historia oficial.

Pero pese a su empeño, tanto el film de Spielberg como el libro en el que se basó, "El arca de Schindler", del australiano Thomas Kenneally, no hicieron más que ensombrecer el papel de la mujer y ensalzar la figura del marido, quien finalmente murió con todos los honores en 1974.

En una de sus últimas entrevistas, Emilie reveló que el "héroe de la guerra" la abandonó a su suerte en la Argentina y que nunca más se contactó con ella. También, y con cierta dosis de rencor, ella difundió ampliamente que era la encargada de atender a los refugiados de la lista y de llevarles la comida a escondidas, antes de que sus nombres resultaran blanqueados.

La valija que perteneció a los Schindler y contenía la famosa lista fue hallada por los hijos de una íntima amiga de Emilie sólo en 1999 en Hildesheim, entre otros documentos, y hoy es guardada en el Museo del Holocausto Yad Vashem, en Jerusalén, que en 1993 premió a Emilie por su labor desinteresada.

La amparó la colectividad

Emilie había nacido en 1907 y se casó con Oskar en 1928. Su vinculación sentimental terminó en 1957, cuando él volvió a su país natal y nunca le escribió.

A pesar de que la historia de esos 1300 sobrevivientes significó millones de dólares tanto para Spielberg como para el autor del libro, y el reconocimiento para Oskar, Emilie nunca vio un peso de las ganancias.

Vivió hasta anteayer amparada por la comunidad judía, especialmente por la asociación B´Nai B´Brith -que le donó la casa de San Vicente y le concedió un subsidio del 200 pesos-, más una pequeña pensión otorgada por Alemania, país al que, hace dos meses, su corazón le indicó que debía retornar para cerrar el ciclo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.