Opinión. Fe y familia: son menos los que creen en Dios, pero más los que se dicen católicos