Fue un chico grande, querido y querible, un profesional libre y sin ataduras