Gauchos patagónicos: un documental retrata el esfuerzo de un oficio casi en extinción

El arreo de ovejas, unas de las tareas de los gauchos en la Patagonia
El arreo de ovejas, unas de las tareas de los gauchos en la Patagonia Crédito: https://www.troperos.com
Un grupo de jóvenes convivió con ellos en los campos de Santa Cruz para contar sus historias; el film participó de festivales internacionales
Mariela Arias
(0)
23 de mayo de 2019  

EL CALAFATE.- Nicolás Detry, de 27 años, estudió cine en Buenos Aires y ya dirigió su primera película. Dos años de viajes impredecibles al corazón de un valle aislado en la cordillera se transformaron en un documental que retrata la vida de los gauchos patagónicos, esos hombres de campo con un oficio que ya casi está en extinción.

Desde el principio, Detry tuvo en claro que para entender el estilo de vida de estos hombres parcos y callados debía vivir a su lado. Así nació Troperos. Tardó dos años en filmarla. Hubo diez viajes hasta la estancia Tucu-Tucu, de la familia Arcal -ubicada a 70 km de la ruta nacional 40, en un recóndito lugar de la cordillera en el sur de Santa Cruz-, y miles y miles de kilómetros recorridos, autos rotos y cubiertas pinchadas.

El minúsculo equipo de filmación se instaló a vivir con los puesteros, aprendió a esquilar, a cortar leña y a cocinar tal como lo hacen los hombres de campo. Y solo cuando el vínculo estuvo armado sintieron que tenían el permiso para encender la cámara sin invadirlos. "Quisimos hacer un homenaje a los gauchos patagónicos, contar cómo siguen trabajando casi como en el siglo pasado", relata Detry a LA NACION. El documental muestra el arreo de más de 6000 ovejas en medio de la cordillera, el patrullaje que hacen a pie para evitar los pumas depredadores y la relación estrecha entre el hombre y el animal.

Mamerto Márquez, de 74 años, nació en Chile, pero vive en la Argentina desde muy joven. Toda su vida trabajó en el campo. Es uno de los retratados en este documental de múltiples voces, pero sobre todo, de impactantes silencios. "Cuando conocí el lugar, me recordó a El Señor de los Anillos y sentí que este lugar y su historia debían ser mostrados", dice Ezequiel Detry, que también forma parte del equipo de la película.

Ezequiel fue el inspirador, el primer "tropero" del grupo. Llegó a los 18 años a la estancia Tucu-Tucu de la mano de su cuñado, Ramiro Gregorio, que administraba la propiedad. Buscaba una aventura y encontró su lugar en el mundo. "El lugar me tocó una fibra interior, el paisaje fue primero, luego la gente. Aprendí sobre la paz, la soledad, la sencillez. Que con poco podés ser feliz en cualquier lugar", cuenta Ezequiel, hoy instructor de esquí.

Las temperaturas extremas obstaculizan el trabajo de los gauchos
Las temperaturas extremas obstaculizan el trabajo de los gauchos Crédito: https://www.troperos.com

Tras su primera temporada en el campo, él entusiasmó a Silvestre Sere, de 31 años, un fotógrafo que tenía la inspiración en pausa y aquí se motivó. "Vine por una cabalgata y terminé embretando [arreando] ovejas", sonríe. Sus fotos están reunidas en un libro.

Los tres jóvenes son "nycs" -como se les dice a los nacidos y criados en la Patagonia- de Villa La Angostura, Neuquén. Coinciden en que sin la asistencia logística de Ramiro Gregorio no hubieran podido realizarlo. "Lo más difícil era que tras cada viaje no sabríamos cuándo podríamos volver a juntar fondos para el siguiente", detalla Nicolás. Hicieron una muestra, vendieron fotos y volvieron. Y mantuvieron esa rutina durante diez viajes.

Filmaron tapados por la nieve y bajo el agua. Soportaron el viento que les arruinaba el sonido y pasaron horas y días hasta encontrar el momento exacto en que el hombre de campo se dejara filmar o bien las condiciones meteorológicas lo permitieran. Muchas veces dejaron los equipos y ayudaron a sus entrevistados en el trabajo rural. "Incluso no estaban muy seguros de qué hacíamos cuando sacábamos nuestras cámaras", dice Ezequiel.

Hace días volvieron al campo a proyectar la película. "¿Sabés lo fuerte que es ver llorar a un hombre duro como una roca?", reflexiona Ezequiel. Esos hombres que los miraban con desconfianza cuando llegaron al ver el film les agradecieron por el homenaje.

El documental ya cosechó premios: uno al de mejor largometraje y fotografía en el Festival Internacional de Cine de Montaña Ushuaia; otro como mejor largometraje, dirección y fotografía en el Festival Internacional de Cine Documental Santiago Álvarez, en Cuba, y un tercer mejor largometraje y mejor fotografía en el Festival Audiovisual Bariloche. Para más información sobre la película: www.troperos.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.