Inauguran en Núñez la Plaza Lucila Yaconis en memoria de la adolescente asesinada en 2003

Lucila Yaconi fue asesinada en 2013 cuando volvía caminando a su casa, en el barrio porteño de Nuñez
Lucila Yaconi fue asesinada en 2013 cuando volvía caminando a su casa, en el barrio porteño de Nuñez Crédito: Ignacio Sanchez
(0)
22 de enero de 2019  • 08:24

Pasaron casi 16 años desde que Lucila Yaconis fue atacada a una cuadra de su casa, en el barrio porteño de Nuñez . Fue en abril de 2003, mientras la adolescente volvía de la casa de su abuela caminando cuando un agresor, que todavía no fue identificado, intentó violarla junto a las vías del ferrocarril Mitre.

Tenía 16 años, se resistió y él la golpeó hasta matarla.

En 2016, la Legislatura porteña nombró una plazoleta en memoria de Lucila, y hoy, se inaugurará la Plaza Lucila Yaconis a pocos metros del lugar del asesinato. Cada vez son más las plazas y calles urbanas que son renombradas en la ciudad; de próceres a víctimas de la violencia urbana.

Isabel Yaconis, su madre, nunca bajó los brazos y desde entonces, se ha convertido en una de las referentes en la lucha por encontrar la verdad. Fundó Madres del Dolor, una ONG a través de la cual acompaña a otras madres que viven o vivieron situaciones similares y acompañan el proceso judicial para defender los derechos de los familiares víctimas de accidentes de tránsito, gatillo fácil, secuestros extorsivos o violencia de género.

"Creo que comencé esta lucha para que nadie se olvidara de Lucila", dijo Yaconis a LA NACION.

Isabel Yaconis, madre de Lucila, fundó una la ONG Madres del Dolor desde donde impulsaron la ley que establece el Registro Nacional de Datos Genéticos
Isabel Yaconis, madre de Lucila, fundó una la ONG Madres del Dolor desde donde impulsaron la ley que establece el Registro Nacional de Datos Genéticos

Un caso que terminó en ley

El caso de Lucila y la persistencia de su madre impulsaron la creación del Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos contra la integridad sexual, aprobado por el Congreso en 2013, reglamentado recién en 2017. El ADN que el asesino dejó en el cuerpo de Lucila fue -y sigue- siendo una de las esperanzas dentro de la investigación. Al no contar con una base de datos para cotejarlo, en su momento era igual a una aguja en un pajar.

Hace unas semanas, el gobierno anunció que extenderá este registro a todos los delincuentes. Se espera que con la implementación de esta nueva ley, se habiliten más laboratorios para realizar los análisis de muestras ordenadas por la Justicia. Tendrán prioridad los delitos contra la integridad sexual, homicidios, lesiones graves, secuestros extorsivos y robos agravados.

La causa, delegada en el fiscal de Núñez-Saavedra, José María Campagnoli, sigue abierta. Según informaron fuentes judiciales a LA NACION, desde que comenzó la investigación se hicieron alrededor de 50 comparaciones de ADN con el patrón genético del asesino aún sin rostro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.