Julio Aro, el ex conscripto que impulsó el acuerdo