La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta

La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta
La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Fernando J. de Aróstegui
(0)
28 de noviembre de 2018  • 12:15

Marcelo Nodrid, actual dueño del café notable La Giralda, en Corrientes 1453, se pasó buena parte de la mañana de hoy desmintiendo ante sus clientes el rumor sobre el inminente cierre del local. Sin embargo, admitió que el café está en venta y que próximamente se produciría un cambio de firma, aunque se conservaría el tradicional nombre.

"Las ventas no dan para cubrir los gastos", explicó Nodrid, que gestiona el local desde enero, cuando lo heredó de una tía abuela. Su familia es dueña de La Giralda desde 1952, aunque el lugar abrió sus puertas a fines de la década de 1930.

La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta
La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

Desde enero, cuatro mozos abandonaron sus trabajos, y ahora quedaron solo dos. Nodrid atribuye las dificultades a la situación económica general, sumado a que las obras de peatonalización de la avenida Corrientes complicaron la circulación habitual del público. "Fue la gota que rebalsó el vaso", dijo sobre las obras. En efecto, justo frente a La Giralda la gente debe circular por un estrechísimo pasillo abierto entre vallas. "La gente trata de salir del claustrofóbico pasillo lo más rápido posible, y pasa de largo sin entrar al local", se lamentó.

Aunque durante años el lugar fue un reducto de la bohemia porteña, hoy la clientela se compone sobre todo de abogados que rondan la cercana zona de Tribunales y de gente que viene a tomar el tradicional chocolate con churros, la especialidad del sitio.

La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta
La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

La situación crítica de La Giralda se suma a la de otros locales ubicados en esa misma cuadra de Corrientes que este año debieron cerrar sus puertas, como la centenaria bombonera Lion D’or (que se mudó a Tucuman al 1700) o el café y restorán La Martona, que bajó la persiana hace un mes luego de casi 20 años de actividad. También en esa cuadra, el kiosco de libros que Fernando Martínez atiende desde hace 40 años, podría cerrar pronto. "Es catastrófico: no se vende nada", se quejó, y calculó que su debacle empezó hace dos años. "Estoy pensando seriamente en irme", admitió.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.