¿La salida es Ezeiza? Cada vez más jóvenes profesionales argentinos buscan su destino en el exterior

Victoria Barbarossa, de 23 años, y su novio, Ignacio Martini, de 34, viajarán a España
Victoria Barbarossa, de 23 años, y su novio, Ignacio Martini, de 34, viajarán a España Crédito: Victoria Gesualdi / AFV
María Ayzaguer
(0)
12 de enero de 2020  

"Mi rubro en el país no tiene futuro", dice Josefina Volta en la fila del Consulado General de España, en Recoleta. Es diseñadora de indumentaria y está haciendo los trámites para ir a hacer un posgrado a Europa. A su lado, una joven venezolana reparte folletos de una empresa de gestión de trámites. Es toda una metáfora: mientras los venezolanos llegan, una parte de los jóvenes profesionales argetinos de clase media y media alta se van.

Según una encuesta del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), el 75% de los más de 1000 jóvenes consultados señaló que durante el año pasado evaluó emigrar. Las crisis económicas recurrentes, la posibilidad de encontrar mejores trabajos en el exterior y la inseguridad fueron los tres principales motivos que los llevaron a pensar en la vida fuera del país.

La migración de los jóvenes argentinos, en su mayoría profesionales, resulta difícil de medir en cifras: al salir desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, la Dirección Nacional de Migraciones no consulta al viajante adónde va ni por cuánto tiempo ni por qué asunto. Sin embargo, se lo puede comprobar fácilmente. Al consultar sobre un contacto de algún joven que resida en el exterior, llueven casos y testimonios, como la experiencia del matrimonio que tiene tres hijas viviendo afuera; o las imágenes de las pilas de paquetes de yerba que se amontonan en los supermercados de diferentes ciudades de Australia; o la situación de la joven pareja que se está por ir a vivir a Barcelona; o el ingeniero que quiere trabajar en energías renovables en el exterior, pero, que por las dudas, hace un curso de barista antes de partir.

El comentario del que "está afuera" circula con intensidad entre conocidos y en las redes sociales. Basta con tipear la frase "argentinos en..." en el buscador de Facebook para que se desplieguen una infinidad de grupos que nuclean a los que viven en Dinamarca, Andorra, Barcelona o Melbourne.

Algunos otros indicios ayudan a delinear el fenómeno. En el Consulado General de España observan que durante el año pasado aumentó la cantidad de personas que se acercan por consultas y trámites: son unas 1200 por día. Y los pasaportes expedidos entre enero y octubre de 2018 y 2019 se incrementaron un 12%.

Un gran porcentaje de los jóvenes que viajan a España, sin embargo, ya tienen pasaporte europeo y no deben pasar por la embajada antes de partir.

El contexto de crisis impulsa a toda una generación que no necesita muchas excusas para viajar. En las empresas los empleados de más de 40 años miran sorprendidos cómo los del segmento de entre 20 y 30 años abandonan puestos prometedores para ir a recolectar frutas a Oceanía, tal como se ofrece en algunas propuestas de viajes.

Si bien ninguno de los entrevistados por LA NACIÓN mencionó la situación política como un disparador de la decisión, señalan que los impulsó la incertidumbre económica, la dificultad para conseguir trabajo o ahorrar y la imposibilidad de acceder a una vivienda.

Consultas

En el folleto que reparte la chica venezolana en las afueras del consulado español se lee, impreso en turquesa, que realizan todo tipo de gestiones para argentinos residentes en Europa. Sin embargo, hoy responden más consultas locales que otra cuestión. "Recibo entre 40 y 70 mails por día de argentinos que se quieren ir del país", dice Eduardo Varas, creador de Gestión Argentina. Según explica, hace dos años se invirtió la proporción y empezaron a asistir más a los que quieren emigrar. "Tengo carpetas gigantes de gente que está sacando las nacionalidades", indica.

Victoria Barbarossa, de 23 años, y su novio, Ignacio Martini, de 34, tienen poco papeleo por delante: ella tiene nacionalidad española y él, italiana. Con esa carta de ingreso, viajarán a probar suerte a España. El aumento del dólar y la "falta de estabilidad" del país impulsaron la decisión de emigrar. Sin embargo, lo que más los motiva es la relación entre el esfuerzo y el bienestar. "Vemos que afuera una persona con un trabajo muy básico puede vivir bien y ahorrar. Y te da bronca, acá siendo abogada me cuesta alquilar", explica Barbarossa. Su novio es odontólogo y está averiguando cómo puede homologar su título. Parten juntos en junio. Si no consiguen trabajos vinculados a sus profesiones, no descartan optar por oficios que requieran una menor calificación.

"Acá no podés planear a largo plazo porque te cambian las reglas de juego cada tres o cuatro años. Hay inflación constante y si no tenés algún tipo de asistencia familiar es muy complicado acceder a la casa propia", dice Leonardo Ruiz, un economista experto en data mining de 32 años. Su mujer es odontóloga y ambos tienen pasaporte europeo. La experiencia de un amigo que está en Valencia los entusiasma: "A los seis meses de llegar a Europa ya le habían dado un préstamo hipotecario y un auto. El préstamo es a 30 años y tiene 2% de tasa de interés. Y los alquileres inmobiliarios en España duran cinco años y no se ajustan por inflación", detalla. Partirán en cuanto su pareja termine de homologar su título.

Delfina Murray tiene 23 años, es licenciada en Administración de Empresas y en marzo parte para Zaragoza, España. Su última experiencia laboral fue una pasantía rentada en una tabacalera que no le pudo renovar el contrato ni efectivizarla, y logró conseguir un puesto de e-commerce en una empresa española. "Para quedarme acá, trabajar 12 horas y no poder ahorrar un peso, ni lo dudo", dice. Ella da por descontado que, eventualmente, podría conseguir otro trabajo en la Argentina. "Pero con todos los impuestos y retenciones que hay el sueldo termina siendo chaucha y palito", define. Según sus cálculos, al irse a vivir a una ciudad relativamente económica de España y haciendo el mismo trabajo que en Buenos Aires, el sueldo europeo le va a rendir el doble: suficiente para alquilar, salir a comer afuera y viajar mucho, algo que le interesa particularmente.

Alejo Carreras, de 29 años, acaba de renunciar a su trabajo en una empresa que se dedica a las energías renovables para ir a probar suerte a Australia, el país en que en 2017 duplicó sus visas de Work & Holiday para argentinos, que permiten trabajar y viajar por 12 meses a jóvenes que puedan acreditar estudios. Para esa misma visa se postuló justo antes de cumplir 30 años y motivado por la brusca caída de inversiones que dejó a la empresa en la que trabajaba con pocos proyectos. Irá a un país donde la energía eólica y la solar pisan fuerte con la esperanza de seguir formándose en esa especialidad. Pero, por las dudas, hizo un curso de barista, el oficio más demandado en los clasificados australianos

Gonzalo Bullrich, de 27 años, siempre tuvo ganas de vivir afuera y tres factores lo impulsaron a animarse en los últimos meses: "Estaba trabajando en producciones audiovisuales y cada vez había menos proyectos; mi novia, que es diseñadora, tenía ganas de hacer un posgrado en retoque de imagen que no existe en la Argentina; y justo un jefe que trabajaba conmigo estaba viniendo para acá con la idea de armar una productora", dice desde Barcelona, lugar en el que vive desde hace tres meses. Como el alquiler es caro, junto a su novia comparte un piso con otra pareja. "Pero los sueldos son altos, según lo que vi, un trabajo no demasiado alto en la escala salarial puede pagar unos 1500 euros", explica. Su idea es permanecer en la ciudad española no menos de un año. Y, eventualmente, seguir probando suerte en otras ciudades de ese país. Todo sea por alimentar su propia idea de progreso. Una que para muchos jóvenes, como él, está lejos de casa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.