El mito de Edward Mordrake, el hombre con dos caras

La historia de este hombre que nació con una doble cara detrás de su cabeza es siniestra.
La historia de este hombre que nació con una doble cara detrás de su cabeza es siniestra.
(0)
16 de julio de 2018  • 18:05

Se llamó Edward Mordrake y es considerado como uno de los "monstruos humanos" del siglo XIX. Según los informes, por un trastorno congénito que se conoce como diprosopus, Mordake nació con dos caras.

El espeluznante reporte se dio a conocer en un artículo publicado en el Boston Post en 1895 por el Charles Lotin Hildreth. El escritor de ficción, que colaboraba con la publicación, se encargó de destacar que Mordrake era un hallazgo que había descubierto en la Royal Scientific Society, donde también se había encontrado con una mujer con dos colas de pescado y un hombre con cuerpo de araña

En la mayoría de los casos registrados de diprosopus, la persona afectada tiene una característica facial adicional como una nariz o una oreja. Pero en este caso su cara se duplicó entera.

A diferencia de los siameses unidos tras el nacimiento, la disprosopia no es consecuencia de la fusión o separación incompleta de dos embriones: es el resultado de una anomalía en una proteína que marca el patrón craneofacial normal. Dependiendo del nivel de alteración congénita de esta proteína, el individuo puede tener hasta cuatro orejas, cuatro ojos y dos labios separados. Como curiosidad, el nombre de esta proteína, SHH ( Sonic Hedgehog), más tarde inspiraría el del personaje de videojuegos más famoso de la compañía Sega.

Edward Mordake, el hombre con dos caras - Fuente: Youtube

03:32
Video

Edward tenía una estructura dominante completamente sana, su cara normal en perfectas condiciones y junto a ella su cara añadida con músculos y nervios mal desarrollados y atrofiados desde el nacimiento.

Según la leyenda no verificada, la segunda cara sonreía y movía los labios burlándose de su alterego dominante hasta sumirlo en una depresión que lo conduciría finalmente al suicidio. Además, decían que la otra cara tenía una voz tenue que solo Edward podía escuchar y lo volvía loco.

A los 23 años, Edward Mordrake sufrió de una severa depresión debido al gran rechazo que recibía de la comunidad y se quitó la vida ahorcándose en el balcón.

El mito detrás de Mordrake

La historia publicada por Hildreth tuvo un gran impacto entre los lectores. Su "descubrimiento" comenzó a ganar relevancia cuando apareció publicado en la Enciclopedia de Anomalías y Curiosidades, editada por dos reconocidos doctores que publicaron la información de Hildreth tal como apareció en su historia. Además, los médicos se encargaron de especular cómo habría llegado Mordrake a padecer semejante deformidad.

A partir de allí, el mito comenzó a tener vida propia y a circular como una historia urbana sobre deformidades, sin que nadie pudiera dar ninguna prueba real de que Edward Mordrake realmente haya existido.

Hoy, el mito de Mordrake ya forma parte de la cultura popular y es protagonista de varias publicaciones de historias increíbles y de terror.

**** * ****

NOTA

Por un error involuntario de edición, LA NACION publicó una primera versión de esta nota en la que se presentaba el caso de Edward Mordrake como una historia real. Una segunda versión incluye la aclaración que se trata de una leyenda nunca comprobada de manera fehaciente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.