La UTN sale a la calle con programas para enseñar nuevas tecnologías

La UTN apunta a enseñar los "oficios del siglo 21" fuera de la universidad.
La UTN apunta a enseñar los "oficios del siglo 21" fuera de la universidad. Crédito: Shutterstock
Gabriela Origlia
(0)
6 de mayo de 2019  • 11:27

CORDOBA.- La Universidad Tecnológica Nacional (UTN) firmará un convenio con la Unesco para incentivar el aprendizaje de las nuevas tecnologías, tanto en alumnos del secundario como en personas que hoy no están insertadas en el sistema educativo. También se incluirá una iniciativa para enseñar a detenidos.

Las claves son transferencia de conocimiento y acompañamiento. Los proyectos fueron presentados por representantes de la delegación Córdoba de la UTN, pero son para todas las regionales del país. El rol de la Unesco es ser un aliado estratégico, lo que es un impulso para conseguir financiamiento privado y de organismos internacionales.

Los programas claves son cuatro: Andén, Enlace, Edubot y enseñanza de tecnología en las cárceles. El primero se basa en una experiencia de la regional Córdoba de la UTN en su incubadora de proyectos con carácter tecnológico pero con impacto social. El objetivo es ampliar la cantidad de emprendedores y potenciar los procesos de innovación para mejorar la competitividad y aumentar el valor agregado de los sistemas educativo y productivo vinculado a la universidad pública.

"Lo que se aporta es mentoreo, incubación y desarrollo de emprendimientos", explica a LA NACION Federico Olivo, secretario de Extensión Universitaria. Lo distintivo en Córdoba es que se dictan ocho ingenierías por lo que hay trabajo interdisciplinario y asesoramiento desde distintas áreas; en 2018 se destinaron unos $5 millones al financiamiento de iniciativas.

Enlace nace en la necesidad de fomentar el estudio de Ingeniería en la Argentina, donde hay uno cada 6300 habitantes (en China la ecuación es uno de cada 2000). Primero se diseñó como un sistema de transferencia de conocimiento a docentes secundarios para que lo impartieran a alumnos de los últimos años, pero finalmente se resolvió llegar a jóvenes a partir de los 16 años en los barrios, centros vecinales, ONG y comunas.

El programa incluye el dictado de ocho disciplinas -impresión 3D, robótica, fibra óptica, realidad aumentada, domótica, instalación de termotanques solares, introducción a la IOT, programación y comercio electrónico- en períodos de tres a seis meses. Olivo subraya que son los "oficios del siglo 21" e insiste en que si la universidad "no sale, esa gente no llegaría a nosotros". En Córdoba apuntan a alcanzar a 900 personas con una inversión de $2 millones. "Para nosotros es un monto importante, pero si un Gobierno colabora, es muy poco por el impacto que puede tener".

Mencionó que en un trabajo de entrevistas realizado junto a la Facultad de Psicología en barrios no centrales de Córdoba, detectaron "un analfabetismo muy fuerte en tecnología, la herramienta del teléfono móvil es sólo para redes sociales".

EduBot es un robot educativo desarrollado con tecnología de impresión 3D, pensado para niños de 4 a 11 años, que sirve como punto de partida para la enseñanza del lenguaje direccional y la programación. Es un recurso para actividades interdisciplinares y es posible tanto el aprendizaje de números, colores, clasificación de formas y objetos para niños de nivel inicial. También ayuda en materias tales como matemática, geografía e historia.

"Lo desarrollamos en la UTN y funciona muy bien; hay datos de que también aporta a una mejora en la memoria y en la concentración -describe Olivo-. Estamos muy entusiasmados; refuerza el vínculo entre la universidad y la educación primaria".

El último programa es Incluir, que apuesta a la formación en nuevas tecnologías en personas detenidas. Olivo subraya que a la Unesco le interesó particularmente la iniciativa. Los cursos son de software y digitalización de archivos y esa decisión se fundamenta en los indicadores de hacia dónde va el mercado.

"Buscamos darles herramientas para que no queden afuera del mundo del trabajo y, además, que al recuperar la libertad puedan complementar el conocimiento con nosotros. La propuesta es que la universidad sea el vínculo entre la empresa y esa persona, porque si no le es muy difícil la reinserción", resume el Secretario.

Las gestiones para el acercamiento entre la UTN y la Unesco las realizaron Federico Olivo Aneiros, secretario de Extensión de la regional Córdoba y Marcela Orelo; además de Daniel Altina, secretario de Extensión del rectorado y Juan Carlos Aguero, de Asuntos Estudiantiles.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.