Las vacaciones de los argentinos: los destinos alternativos en el país reemplazaron a los viajes al exterior

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Martínez
Evangelina Himitian
(0)
26 de febrero de 2019  • 10:15

"Estamos frente a una temporada buena, equivalente a la de año pasado, en medio de un contexto complicado". Así define este verano, Gustavo Santos , el secretario de Turismo de la Nación, con los primeros balances en la mano. Los números indican que este verano, los argentinos no se fueron al exterior, pero sí se fueron de vacaciones, tanto o más que el año pasado: unos 20 millones de turistas moviéndose por todo el país.

Pero, esta vez, la gente eligió destinos alternativos y fraccionó sus vacaciones. Destinos tradicionales, como Mar del Plata y Villa Carlos Paz, recibieron menos visitantes que otros años, lo mismo Brasil, Uruguay y Chile. En cambio, la gran vedette del verano fue la Patagonia. Casi todos los destinos del Sur, desde Bariloche, Ushuaia, Calafate, San Martín de los Andes y Puerto Madryn tuvieron un 20% más de visitantes. Las estrellas fueron Las Grutas y Villa La Angostura. También creció la ocupación en destinos no tradicionales, que no estaban en el radar de los destinos del verano, como Jujuy, Salta y Mendoza, que tuvieron una ocupación cercana al 80%.

"El movimiento turístico fue similar al año anterior, incluso mayor si se toma en cuenta el número de extranjeros que eligió venir al país. El turismo extranjero viene creciendo a dos dígitos", apunta Santos. Es la primera vez en los últimos años en que la balanza comercial del turismo arroja un saldo positivo: Sólo en enero, los extranjeros que llegaron al país superaron en 200.000 personas a los argentinos que viajaron al exterior.

El Cerro Campanario, en Bariloche
El Cerro Campanario, en Bariloche Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Martínez

Estamos en una temporada buena, diferente, define Santos. Que arrancó muy bien, de forma anticipada. Los dos fines de semana largos de diciembre fueron el punto más alto de la temporada: con número muy superiores al año pasado. Hubo 23% más de turistas.

Luego, enero fue más modesto, y tuvo números similares a los de la temporada anterior, aunque la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), dijo que creció el consumo en destinos turísticos creció un 2%.

La redistribución del turismo de los destinos tradicionales fue la tendencia más marcada del verano. Fueron mayoría los argentinos que este verano no repitieron el destino vacacional del año anterior. Esto, tiene que ver, según explican en la Secretaría de Turismo, con el efecto de sustitución de los viajes al exterior, potenciado al impacto de las aerolíneas low cost.

Los 15 días en un mismo destino quedaron reducidos al nicho familiar. Las parejas y los grupos de amigos, prefirieron fraccionar los días de descanso en varias escapadas a distintos destinos. En lugar de viajar al exterior, eligieron moverse entre varios destinos que cumplieran sus expectativas: unos días en la costa, unos días en algún destino alternativo priorizando el confort hotelero, o el contacto con la naturaleza, por ejemplo, en el Sur.

Villa La Angostura, otro destino muy visitado
Villa La Angostura, otro destino muy visitado Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Martínez

También muchos reservaron días de vacaciones para el fuera de temporada. "El efecto de las low cost se va a ver en los próximos meses en un mayor movimiento turístico en todo el país, en los meses de baja temporada", explica Santos.

Fueron más los argentinos que eligieron irse de vacaciones en avión y menos en auto. El movimiento aéreo tuvo un crecimiento del 13% con respecto al año anterior. Y a su vez, un 50% más que en 2015, apunta Santos.

El tiempo tuvo un factor decisivo. El mal clima que tuvo la costa atlántica en enero, impulsados a muchos turistas a repensar sus vacaciones y el intenso calor de febrero, potenciaron las escapadas de fin de semana para escapar del calor.

Carnaval en San Antonio de Cobres, Salta
Carnaval en San Antonio de Cobres, Salta Fuente: LA NACION - Crédito: Javier Corbalán

"Este es un verano atípico, que no sólo que arrancó antes, con los fines de semana largos de diciembre sino que va a terminar después, por Carnaval, con un muy buen nivel de reservas en casi todos los destinos", apunta el secretario.

La redistribución del turismo en destinos no tradicionales es uno de los focos en los que se concentrará la Secretaría de Turismo para entender el cambio en la lógica de los viajeros. "Tendremos que estudiar los motivos. La relación precio calidad. Productos de calidad a precios más accesibles. Efecto sustitución en la elección de quién estaba acostumbrado a vacacionar en el exterior, que probablemente es el turista que eligió destinos no tradicionales", agrega.

Una de las tendencias del verano es el fuerte de crecimiento de turismo extranjero. El turismo receptivo, es decir los extranjeros que llevan al país, en diciembre creció 13.4% y el turismo emisivo (los argentinos que van al exterior) bajó el 26%. En enero, llegaron 31% más de extranjeros y salieron 20% menos de argentinos. Y en los primeros días de febrero, creció un 25% el turismo receptivo. Además, hubo un 17% menos de argentinos que salieron del país en avión y un 38% menos, en auto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?