Suscriptor digital

Los nuevos imperdibles de Tecnópolis 2012

Ver los inventos de Da Vinci a escala real, sumergirse en el torrente sanguíneo, viajar por la historia, hacer experimentos científicos y esquiar, son algunas de las atracciones más visitadas
Víctor Ingrassia
(0)
3 de agosto de 2012  • 19:09

Un dicho afirma que nunca segundas partes fueron buenas. Pero a toda regla le cabe su excepción, si por ejemplo nos referimos a Tecnópolis 2012, la megamuestra de ciencia, tecnología y arte que volvió a abrir sus puertas por segundo año consecutivo y asombra a sus visitantes que la visitan por primera vez y a los que lo hicieron en 2011, por todas las novedades que exhibe.

Video

Con increíbles y divertidas atracciones, con más construcciones y parques temáticos, con novedosos experimentos y escenarios, la feria de ciencia y tecnología más grande de América latina volvió para cautivar a quienes la recorran, de martes a domingo de 12 a 20 con entrada libre y gratuita en el en Parque del Bicentenario, emplazado dentro de unas 50 hectáreas de Villa Martelli, provincia de Buenos Aires hasta octubre próximo.

La nueva edición de Tecnópolis, que este año tiene como lema "Energía para transformar", abarca diez parques temáticos: de la energía, de la industria argentina, solar, del conocimiento, del movimiento, bioparque, plaza Belgrano, mundo joven, bosque de juegos y manzana de la integración. LA NACION vuelve a recomendar las mejores 10 atracciones de 2012.

1- Vista total

En la entrada, los aviones que formaron parte de la historia aeronáutica argentina (con los legendarios Pulqui I y II, un Pampa de entrenamiento, y los heroicos Pucará y A4Q que participaron en la guerra de Malvinas), un gran molino eólico de Enarsa y una torre de comunicaciones de 30 metros con mirador, dan la bienvenida a la inmensa feria, para mostrar la relación entre energía, ciencia y tecnología. Es imperdible acceder al mirador de la torre y observar la mini ciudad tecnológica que se sitúa en el predio.

2- ¿Dónde está la casa del terremoto?

Esa es una de las preguntas más escuchadas ni bien uno ingresa a la muestra. Y es que grandes y chicos quieren ingresar al Simulador de Terremotos que hay en Tecnópolis, ideado en Bariloche, con aporte de la Universidad de San Juan, y situarse imaginariamente, gracias a una proyección de la época y a la distribución del ambiente, en una de las tantas casitas que sufrieron el gran terremoto de San Juan en 1944. En pocos segundos de puede ver el piso temblando, las paredes vibrando, la lámpara convertida en un columpio y las caras de asombro y hasta miedo dentro de toda la habitación.

3- Ser un espía en una misión arriesgada

¿A quién no le gustaría ser por un minuto el famoso detective James Bond o la ingeniosa y escurridiza ladrona Virginia Baker, interpretada por la actriz Catherine Zeta-Jones en la película La Trampa junto a Sean Connery, para pasar numerosos rayos láser dentro de una habitación sin tocarlos a fin de no activar alarmas. Esa propuesta se presenta aquí, con el desafío agregado de hacerlo junto a un compañero en una habitación paralela y compitiendo para hacerlo en el menor tiempo posible.

4- Un verdadero Parque Jurásico

Si en la primera versión de Tecnópolis nos asombramos con los dinosaurios exhibidos, ahora nos vamos a atemorizar realmente. El alto grado de realismo en sus movimientos de garras, patas, cola, cabeza, boca y hasta ojos, asombra a todos y aterroriza a los desprevenidos. En total, 28 dinosaurios robotizados como el famoso Tiranosaurio Rex, el eoraptor, el carnotaurus, el triceratops, forman parte del pabellón paleontológico al aire libre para que todos sientan la sensación de estar perdidos en un bosque junto a criaturas realmente temibles. El Argentinosaurus huinculensis, el mayor dinosaurio del mundo hasta ahora descubierto, que vivió hace 90 millones de años y fue hallado en Neuquén, impacta con sus 36 metros de largo en pleno movimiento. El sector Paleomundo, con los restos fósiles de varios otros hallados en nuestro país y grandes dibujos ilustrativos completan el recorrido. Muchos de los que allí se mueven y se hacen oír son mamíferos y otros reptiles, muy posteriores a los dinosaurios aunque, como ellos, todos extinguidos, y representativos de la región pampeana. Como en la película La era del hielo, hay un tigre diente de sable, un mamut y su primo stegomastodon, un oso del pleistoceno, un megaterio, un toxodonte y el hippidión, ancestro del caballo.

5- Esquiar en Buenos Aires

Muchos de los que visitan Tecnópolis nunca fueron al sur argentino y no conocen la nieve. Así que para ellos vivir la experiencia de tirarse por un tobogán o calzarse una tabla de snowboard es una oportunidad increíble. La gran pista de nieve artificial, con más de 100 metros cuadrados, creada en un sector del predio permite hacer un sueño para muchos, realidad. "Somos de Laferrere y nunca pensamos que alguna vez íbamos a tirarnos en culipatín por la nieve", dijo eufórica Adriana Meza. "Es cumplir con algo que tenía pendiente de chiquita", remarcó.

6- Viajar al tiempo de la Independencia

El espacio de juegos protagonizado por Zamba, el personaje de la serie infantil de Paka-Paka tiene su lugar especial ya que propone un recorrido histórico para que los más chicos puedan comprender algunos de los aspectos fundamentales del proceso de la independencia Argentina. Después de tirarse por un tobogán inflable gigante para simular un viaje en el tiempo, los más chicos visitarán el Cabildo de la Revolución de Mayo de 1810, que alberga un microcine. Al llegar a "1812- Creación de la Bandera" los chicos entrarán a un laberinto donde el maléfico Capitán Realista los desafiará a encontrar el camino correcto, en un trayecto que en forma de juegos simulará las dudas y obstáculos que tuvo que enfrentar Belgrano en la búsqueda de la Independencia y su lucha en el Ejército del Norte. En la parada de "1813 - Batalla de San Lorenzo" podrán pasear en una calesita ambientada especialmente con representaciones que remitirán al bautismo de fuego de los Granaderos a caballo. Y en la de "1817 - Cruce de los Andes" recrearán el histórico paso siguiendo un recorrido de pasarelas con un diseño semejante al de la cadena de montañas.

7- El interior del cuerpo humano

Convertirse de repente en un glóbulo rojo y avanzar por un tubo con pantallas alrededor que simula estar fluyendo dentro del torrente sanguíneo, igual que un nanorobot, es una experiencia increíble. Aprender cómo la Nanotecnología puede ayudar en la medicina es un gran descubrimiento para los chicos. Y más los maravilla, cuando tocan la pantalla simulando haber recibido un golpe dentro del torrente y ver cómo los glóbulos blancos salen a la defensa del organismo en el mismo lugar donde tienen apoyadas sus manos.

8 – Dentro de la cabeza del genio Da Vinci

Un espacio que debería ser una exhibición aparte es la gran muestra de inventos del genio italiano Leonardo Da Vinci. El extraordinario pintor, escultor, arquitecto, inventor, tecnólogo, músico, ingeniero y hombre del Renacimiento por excelencia vuelve a asombrar con sus inventos exhibidos – muchos de ellos en tamaño real- e ideados hacia el 1500. El paracaídas, el tornillo volador (antecesor del helicóptero), el tanque blindado, el puente giratorio, el aeroplano, el odómetro (antecesor del cuenta kilómetros), la escafandra y muchas otras máquinas que realmente funcionaron, maravillan a los visitantes, que no pueden creer que todo ello haya salido de una sola mente.

9- Ver las estrellas aunque no veas

En el Parque de la Energía, se presenta Biotecnología y genética argentinas, con resultados de investigaciones en áreas como salud, alimentación y producción agrícola-ganadera a través de la tecnología. Allí también está el espacio de Rayos cósmicos, que exhibe investigaciones del observatorio más grande de mundo, el Pierre Auger, ubicado en la ciudad de Malargue, Mendoza y un planetario para no videntes, diseñado como un sitio interactivo para la inclusión.

10- Los espectáculos

Este año, los espectáculos para divertirse, aprender, participar y jugar son muchos y más hace un año. Científicos y actores dan cada tarde tres funciones `a sala llena` de "No es magia, es ciencia", con un público que se sorprende cuando los objetos no se caen al sacar el mantel de la mesa, gracias a la ley de Newton de inercia de los cuerpos. La extraordinaria Nave de la Ciencia (un domo blanco iluminado por luz natural y luces de escenario, más una pantalla gigante) alberga a mil espectadores por función. Como Juan y Ricardo, que pasaron al escenario, dijeron sus nombres con voces graves, vaciaron sus pulmones y luego respiraron de globos inflados con gas Helio: cuando volvieron a hablar, sus voces eran agudas y aceleradas. También es imperdible "Ciencia al horno", con clases de ciencia y cocina.

Bonus Track

Crédito: Tecnópolis

Quienes se quedaron con las ganas de viajar en el tiempo y ser descubridores, pueden aprender cómo trabajan los profesionales que analizan restos materiales para reconstruir la historia en la zona de Arqueología y antropología. Allí se puede formar parte de una excavación didáctica o dejar los negativos de sus manos en un muro, como hace unos 7.000 años A.C. lo hicieron los antiguos pobladores de la Patagonia en las Cuevas de las manos.

La exploración del Espacio es el tema central del stand de la Embajada de los Estados Unidos , donde se pueden apreciar imágenes satelitales de alta resolución del planeta Tierra, entre ellas algunas tomadas por el SAC-D Aquarius y un traje espacial de la NASA traído especialmente para la ocasión.

La industria es otro espacio imperdible, con muestras del desarrollo tecnológico y productivo de los sectores más pujantes de la Argentina y de propuestas de los diseñadores más importantes del país. En el parque de la industria el "Pabellón del Orgullo Nacional", el espacio "Hecho con Diseño" y la muestra "100 IND ARG 2003-2020", se ven todas ideas de la industria que marcaron una época.

También se puede conocer cómo funciona el Banco Nacional de Datos Genéticos, impulsado por las Abuelas de Plaza de mayo, una herramienta científica para identificar a las personas a través del ADN.

Valorar la ciencia argentina

"Investigaciones argentinas en biotecnología y genética, un observatorio de partículas de altas energías, dinosaurios en movimiento, más un simulador de terremotos y de un auto de carrera "ayudan en Tecnópolis a la valoración social de la ciencia", afirmó el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao durante su visita a la feria.

"Lo peculiar en la experiencia de Tecnópolis son los vínculos familiares que se dan, y el hecho de que pocos lugares en el mundo tienen guías en los museos o ferias de ciencia, y acá hay actividades guiadas por estudiantes porque queremos que haya identificación de los jóvenes para seguir carreras científicas", agregó Barañao en declaraciones a Télam.

vingrassia@lanacion.com.ar @vingrassia

Cómo llegar

En auto:

Por colectora Av. General Paz, hacia Riachuelo, entre Balbín y Contituyentes, Villa Martelli

El predio tiene estacionamiento gratuito con capacidad para más de 2000 vehículos.

En colectivo:

Desde General Paz y Av. San Martín

Convergencias líneas: 25, 57, 78, 87, 105, 123, 168 (ex 90), 169. Distancia: 3.60 km

Desde General Paz y Av. Constituyentes

Convergencias líneas: 15, 28, 111, 112, 117, 127, 140, 142, 175, 176. Distancia: 1.25 km

En tren:

FF.CC. MITRE:

Ramal José L. Suarez – Estación Migueletes - Distancia: 2.7 km

Ramal Mitre – Estación J.B.Justo - Distancia: 2.0 km

FF.CC BELGRANO

Estación Padilla - Distancia: 2.7 km

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?