Macro: habrían robado más de US$ 3.000.000

Revisan videos de entidades vecinas para hallar a los ladrones
Gustavo Carabajal
(0)
11 de marzo de 2010  

El monto robado en el cinematográfico asalto ocurrido durante el último fin de semana en la sucursal del Banco Macro de Congreso podría superar los US$ 3.000.000, más una cantidad no estimada de joyas.

Esa cifra surge de las sumas reclamadas por una parte importante de los 99 damnificados que se presentaron en la entidad. Fuentes de la investigación indicaron que no se trata de un monto definitivo y que podría aumentar a medida que se concreten nuevos reclamos.

A partir de que los clientes de las cajas de seguridad presenten sus demandas ante el banco, comenzará un farragoso proceso judicial en el que los damnificados deberán demostrar cómo obtuvieron el dinero que guardaron en los cofres.

Tal como ocurrió en el caso del asalto contra la sucursal Acassuso del Banco Río, en el robo registrado en la zona de Congreso también se dieron situaciones desesperantes, como la de un cliente que había ahorrado dinero para un tratamiento oncológico. Lo tenía guardado en la caja de seguridad de la entidad de Callao 264 y los boqueteros se llevaron todo.

También están los casos de varias familias que hicieron operaciones inmobiliarias y que, entre la venta de su casa y la cancelación del saldo del boleto de compraventa de la vivienda que adquirieron, depositaron el dinero en las cajas de seguridad del banco asaltado y se quedaron sin nada.

Hasta anoche, de la banda que irrumpió en el banco entre las 22 del sábado y las 7.50 del domingo pasado, poco habían logrado averiguar los investigadores.

Lo único que pudieron establecer los responsables de la pesquisa fue que la banda estaba integrada por diez asaltantes y no por ocho, como se informó en un principio.

Los investigadores ratificaron que el robo fue concretado por "expertos, que en todo momento utilizaron guantes". No obstante, los detectives de la comisaría 5a. de la Policía Federal se abocaron a la tarea de seguir las pistas de todas y cada una de las huellas digitales halladas en el sector de cajas de seguridad para establecer si pertenecen a clientes, empleados o sospechosos.

"Las huellas que pudieran haber sido recabadas serán verificadas, a fin de determinar si alguna de ellas tiene entidad suficiente para permitir la identificación de alguno de los implicados", indicó una fuente judicial.

En tanto, ayer los investigadores recibieron los videos solicitados al Banco Francés y al Patagonia, situados frente a la sucursal del Macro, que fueron tomados por las cámaras ubicadas en el exterior de ambas entidades.

Debido a que anteayer tres de los cuatro acusados de asaltar la sucursal Acassuso del Banco Río sostuvieron que esa banda se disputaba el cartel con el grupo que robó en el Banco Macro, los investigadores decidieron analizar ambos hechos y buscar elementos en común.

Sin embargo, los responsables de la pesquisa están seguros de que los autores del denominado "robo del milenio" -tal como dejaron escrito los ladrones del Banco Macro- fueron boqueteros especializados en este rubro delictivo, que contaron con un técnico en alarmas que alteró el cableado.

La reapertura

Ayer, desde las 10, todos los empleados de la sucursal asaltada estaban en sus puestos, aunque casi no tenían a quién atender. Horas más tarde, unas pocas personas se habían acercado a realizar trámites y sólo un puñado eran clientes de esa sucursal.

Siempre según fuentes de la entidad, hubo 29 clientes que afirmaron no tener nada guardado en las cajas de seguridad, mientras que el resto declaró tener valores que van desde dinero en efectivo hasta joyas y alhajas de oro y plata. Las sucursales de Belgrano y Recoleta fueron el escenario de las entrevistas. "Todos los clientes se fueron tranquilos porque les aseguramos que el banco se va a hacer cargo", según indicaron desde la entidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.