Masacre de York: una de las peores persecuciones contra la comunidad judía en la Edad Media

La Torre de Clifford el lugar donde la comunidad judía buscó refugio
La Torre de Clifford el lugar donde la comunidad judía buscó refugio Crédito: Pixabay
(0)
16 de marzo de 2020  • 01:33

Un 16 de marzo de 1190, una ola de disturbios antisemitas culminaba con la masacre de toda la comunidad judía de York, Inglaterra, que se había refugiado en el castillo real donde ahora se encuentra la llamada Torre de Clifford.

Durante el siglo XII, el sentimiento antisemita se estaba extendiendo por toda Europa occidental avivado por el fervor cristiano de las Cruzadas, que dirigía la agresión contra los judíos en latitudes europeas, así como contra los musulmanes en Tierra Santa. Los disturbios se habían extendido por toda Inglaterra desde que, a los judíos prominentes, se les había negado la entrada al banquete de coronación de Ricardo I en 1189.

Los manifestantes eran alentados por miembros de la nobleza local, que veían la oportunidad de eliminar las deudas que tenían con los prestamistas judíos en la ciudad. Después de la masacre, procedieron a quemar los registros de sus deudas en Minster, y se absolvieron del pago al rey, que adquiriría la propiedad y las deudas contraídas con los judíos asesinados.

Los judíos -parapetados en la fortaleza- no encontraban una salida. Las alternativas eran renunciar a su fe y rendirse al bautismo forzado, o la muerte a manos de la multitud. La mayoría optó por el suicidio. Después de matar a sus esposas e hijos, incendiaron la torre de madera como acto final.

Los pocos judíos que rechazaron la opción del suicidio no corrieron mejor suerte: murieron en el incendio o fueron aniquilados por los manifestantes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.