Meteorólogos de TV: de anunciar el pronóstico a soldados de la lucha contra el cambio climático

Gabriela Andrietti, Daniel Roggiano y Sergio Jalfin, meteorólogos de la tele
Gabriela Andrietti, Daniel Roggiano y Sergio Jalfin, meteorólogos de la tele Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Ana van Gelderen
(0)
18 de octubre de 2019  • 17:50

"Hace unos años, el meteorólogo era aquel que se equivocaba siempre", asegura Gabriela Andrietti, meteoróloga de la TV Pública, que empezó a trabajar en televisión en 1987 y tiene trayectoria suficiente como para hablar de las nuevas tecnologías aplicadas al clima. "Con los satélites, boyas en el mar y sistemas de medición avanzados, ahora se pueden hacer muy buenos pronósticos de acá a diez días. Hace veinte era impensado", apunta la especialista.

"Contamos con modelos numéricos de alta resolución", agrega Sergio Jalfin, meteorólogo de A24 y América. Con él coincide Daniel Roggiano, su colega de Telefé. Mientras que José Bianco, que revolucionó TN con su cobertura del huracán Irma en 2017, apunta: "Además, hace algunos años que el Servicio Meteorológico Nacional está súper profesionalizado".

Los cuatro son meteorólogos de profesión y no simples presentadores del clima en la televisión. Gabriela descubrió su pasión de chica, porque le gustaba mirar el cielo. Estudió en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. José Bianco siempre se sintió atraído por las tormentas, quiso entenderlas "desde la lógica" y como la carrera de Ciencias Atmosféricas y Meteorología tenía mucha matemática y física, también se anotó en la UBA.

"Mi plan inicial no era estar en la tele, pero cuando tuve las herramientas supe que quería comunicar. Lamento que en este país todavía no haya una ley profesional de meteorología y cualquiera pueda dar un pronóstico. Siempre hubo charlatanes", asegura el experto de TN y agrega que el clima es pura estadística y rigurosidad científica.

Sergio Jalfin creció en Bragado, rodeado de campo. Durante el secundario daba el clima en la radio del pueblo y tenía una columna en el diario. "El chico del tiempo", le decían antes de que ingresara a la carrera, también en la UBA. Inverso es el caso de Daniel Roggiano, que inicialmente fue locutor, luego comunicador social y, como le gustaba el periodismo de servicio y no quería "hablar pavadas", se recibió de Observador Meteorológico en el SMN.

"El desafío es que nos crean a nosotros más que a las aplicaciones", asegura Gabriela. "Son buenas pero nosotros somos más precisos y ofrecemos un análisis más personalizado. Hacer un pronóstico oficial es todo un trabajo de exactitud. Si aseguraste que no iba a llover y escuchás un trueno, la primera gota te hiere el amor propio", apunta la meteoróloga mientras aclara que el clima en nuestro país está signado por los cambios de aire que vienen de la Cordillera de los Andes, como el viento zonda.

"La aplicación ofrece un número frío. Nosotros damos las explicaciones, pero tenemos que hacerlo sin tecnicismos. No podemos hablar del viento geotrófico a las siete de la mañana, cuando la gente está con un pie afuera de su casa, decidiendo si lleva o no el paraguas", coincide el meteorólogo de Telefé.

Pese a los paraguas, los pronósticos son cada vez más precisos
Pese a los paraguas, los pronósticos son cada vez más precisos Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

En tanto, José Bianco se preocupa por el cómo de la comunicación del pronóstico. "El mensaje tiene que ser claro y lúdico. Sin sobreestimar ni subestimar. Tenemos que llegar al límite de la precisión en los treinta segundos. Algunos que no son especialistas dicen a la ligera 'mañana llueve'. Cuando en realidad lo que habrá son lloviznas aisladas. No es lo mismo", asegura el experto.

Mientras su colega de América ahonda en las dificultades de ser exactos, sobre todo con un evento aleatorio, como es el granizo. "Un alerta puede referirse a varias regiones, pero darse sólo en un sector. Lo primero que se comunica es un 'área probable', cuando todavía es imposible dar el lugar exacto. Una vez que la tormenta se generó y gracias al radar, se puede precisar dónde va a caer el granizo acotando la zona", asegura Jalfin.

CAMBIO CLIMATICO

"El cambio climático es el aumento de dióxido de carbono en la atmosfera que genera calentamiento global. Es a nivel global y a largo plazo: dentro de treinta o de cien años. Y si bien no creo que haya que hablar de catástrofe inminente, tenemos que prestarle atención. Muchos todavía creen que porque no somos un país industrializado, no tenemos nada que ver con el cambio climático. Sin embargo, estamos treintavos en el ranking de países contaminantes. Se debería hablar mucho más del tema en los medios de comunicación", asegura la experimentada meteoróloga de la TV Pública.

Su colega de América apunta: "Yo todas las noches busco fenómenos para analizar al día siguiente en televisión. Desde los glaciares derritiéndose en la Antártida a las grandes sequías en Asia. La gente esta tomando conciencia aquí y en el mundo. Greta Thunberg es un personaje revolucionario. Lo demuestra con la multitud que moviliza".

Daniel Roggiano, en tanto, señala que la toma de conciencia en los argentinos empezó tras la histórica granizada de 2006 y en menor medida, siguió con una serie de tornados que azotaron el Oeste del Gran Buenos Aires en abril del 2012. Y, finalmente, con la inundación de La Plata, en 2013. "La gente se dio cuenta que no es algo tan lejano. Que algo está pasando", asegura el meteorólogo.

Daniel, Gabriela y Sergio, contra el cambio climático
Daniel, Gabriela y Sergio, contra el cambio climático Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Por su parte, José Bianco, afirma: "El cambio climático es un fenómeno innegable y que ocurre hace ya unos años. La naturaleza da señales y el hombre las está entendiendo. Sin embargo, no todas las lluvias o sequías son producto del cambio climático. Hay cuestiones que son naturales. Hay activistas que no están en contacto con la ciencia. Y no lo digo por Greta, que sí dice que hay que escuchar a los científicos. Lo digo por muchos otros que plantean utopías. Es una cuestión técnica, no puede haber posturas en torno a este tema".

Gabriela coincide: "Es normal que ingrese un frente frío y la temperatura baje diez grados de un día para el otro". Y explica que sólo los fenómenos extremos y duraderos pueden asociarse al cambio climático. Lo mismo apunta Jalfín, al detallar que hay eventos netamente estacionales, pero que las grandes olas de calor o de frío y los huracanes como el Dorian responden al cambio climático. "Generan grandes problemas económicos y se cobran vidas. Por eso es tan importante que se debata en serio", agrega.

"A la gente del agro le seríamos de gran utilidad para prever las heladas. Y también al rubro de la construcción, para organizar las jornadas de trabajo", asegura Gabriela. Mientras que Bianco enfatiza: "Casi todos los fenómenos son previsibles. Tal vez para un día cualquiera, da lo mismo mojarse o no mojarse. Pero para tomar una decisión importante, como sembrar en el campo, el meteorólogo puede ser de gran ayuda. En Argentina dependemos del agro, pero se nos consulta poco a los expertos. Se decide de espaldas a la meteorología".

Y Daniel Roggiano resume: "Los meteorólogos somos los primeros en observar que cae más agua en menos tiempo, que el granizo es más grande. Y no es para que nos angustiemos. No estamos a punto de desaparecer. Pero tenemos que ser concientes. Tal vez no estemos dispuestos a vender el auto, pero podemos hacer pool, usar más transporte publico y bicicleta. No hace falta que nos convirtamos en amish, pero sí que cambiemos hábitos para ser más amigables con el medio ambiente. Eso es lo que tenemos que transmitirle a la gente".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.