Suscriptor digital

Murió Mario Puzo, el creador de la historia de "El Padrino"

Falleció en Nueva York, a los 78 años; dejó el manuscrito de su última novela
(0)
3 de julio de 1999  

BAYSHORE, Nueva York (AP).- Mario Puzo, el autor de la novela "El Padrino" acerca de una familia ficticia de la mafia, así como de sus sucesivas adaptaciones al cine, murió ayer, a los 78 años.

Puzo ganó dos premios Oscar, en 1973 y en 1975, por las dos primeras versiones cinematográficas de sus novelas, que fueron dirigidas con gran éxito por Francis Ford Coppola.

Al parecer, el novelista norteamericano murió de insuficiencia cardíaca en su residencia de Long Island, dijo su agente literario Neil Olson.

* * *

Con sus 100 kilos y su 1,60 metro de estatura, Mario Puzo fue uno de los más exitosos escritores de la historia de la literatura norteamericana. En 1969, el éxito de El Padrino le aseguró su futuro con la venta de más de 21 millones de ejemplares.

Nació en Nueva York de una familia de inmigrantes italianos. Pedía monedas en las calles a los 6 años y era un experto jugador de póquer a los 15. Tras prestar servicio en las fuerzas armadas durante la Segunda Guerra Mundial, el joven publicó varias historias policiales por entrega en revistas de hombres. Pero sus ambiciones literarias eran mucho más elevadas.

En 1955 publicó su primera novela, titulada "Arena sucia". El siguiente libro fue una novela autobiográfica sobre las experiencias de los inmigrantes italianos que no logró muchos lectores.

El éxito de "El Padrino"

Su tránsito a la fama tuvo un origen inusual. En 1965, un agente conoció a Puzo en las oficinas de una editorial en la que por entonces trabajaba y le propuso escribir un libro sobre los odios y las pasiones, los intereses y las venganzas de la mafia italo-americana.

La rigurosa investigación que siguió al encargo lo ayudó a conocer el bajo mundo del hampa con la precisión de un espía, y a mostrarlo al mundo con la gracia del notable novelista que resultó ser.

En escasos meses, la historia de "El Padrino" trascendió las fronteras para ser editada en Alemania Federal, Brasil, Francia, Holanda, Inglaterra, Noruega,Portugal, Suecia, Yugoslavia, Japón, España y varios países de América latina.

Si bien la Cosa Nostra ya había sido tema del cine y de la TV, Puzo consiguió descorrer como nadie los velos de aquel engranaje de sangre, codicia y terror. "Hubiese querido hacerlo mejor... lo escribí por debajo de mis posibilidades", decía constantemente Puzo sobre su famosa novela.

Entre los aciertos de "El Padrino" se cuenta el haber dado a conocer la ética tan particular de la mafia siciliana, cuyas normas premian la fidelidad a la "familia" y condenan la traición con la muerte.

En 1978 escribió "Los tontos mueren", que también fue best-séller, y por el que cobró 2.250.000 dólares.

Puzo continuó narrando historias de mafiosos en los años que siguieron a "El Padrino". En 1984 publicó la novela "El Siciliano" y en 1996 su más reciente libro, "El último Don".

Tiempo antes de morir terminó el manuscrito de su última novela, "Omertá", donde no abandona su pasión por las tramas sobre el crimen organizado. El título lleva la palabra italiana con que la mafia designa su código de silencio. La obra será publicada a mediados del año próximo.

Marlon Brando, Robert De Niro y Al Pacino dieron vida en la pantalla a los mafiosos ficticios de Puzo, y en tres películas sucesivas interpretaron la saga de la familia Corleone, un apellido que integra el panteón de los clásicos de la cinematografía universal. Entre otras realizaciones, colaboró en los guiones de dos películas de Superman.

Además de sus personajes, sobreviven a Puzo su compañera Carol Gino, sus hijos Anthony, Dorothy, Eugene, Virginia y Joseph; una hermana, un hermano y nueve nietos. Su mujer, Erika, murió en 1978. Viajero, supersticioso y gran fumador de habanos, Mario Puzo, a pesar del éxito, declaró tener un deseo insatisfecho: "Medir 1,90 y pesar 90 kilos".

Posible cuarta versión

Desde el estreno de "El Padrino III", en 1990, la prensa especuló constantemente acerca de la posibilidad de que el director Francis Ford Coppola y Mario Puzo se reunieran para concebir una cuarta entrega de la más exitosa saga sobre la mafia en la historia del cine.

El mes último, cuando nada hacía suponer la muerte del escritor, fuentes cercanas al director, a Puzo y a la productora Paramount confirmaron que se estaba trabajando intensamente en la nueva película, aunque no otorgaron detalles sobre la historia. Incluso se confirmó entonces que Leonardo DiCaprio (la estrella más codiciada del momento) y Andy Garcia (amigo personal de Coppola) serían los protagonistas del cuarto capítulo.

Más allá de que realizó una docena de adaptaciones y guiones originales para el cine y para la televisión, el gran aporte del escritor neoyorquino a la pantalla fue la saga de "El Padrino". El y Coppola ganaron dos premios Oscar por sus minuciosas y creíbles aproximaciones al universo de los grandes mafiosos ítalonorteamericanos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?