Neblina mental, la nueva enfermedad del siglo XXI