Una sonda de la Nasa llegó al asteroide Bennu para obtener una muestra y traerla a la Tierra

La NASA descenderá en un asteroide para recoger muestras y traerlas a la Tierra
La NASA descenderá en un asteroide para recoger muestras y traerlas a la Tierra Crédito: www.nasa.gov
Nora Bär
(0)
4 de diciembre de 2018  • 11:17

"Llegamos", anunció el ingeniero de telecomunicaciones Javier Cerca desde el control de la misión de Lockheed Martin, en Colorado. Después de más de dos años de travesía a través del vacío cósmico, la nave Osiris-Rex de la NASA realizó la maniobra para iniciar el "régimen de vuelo de precisión" en torno del asteroide Bennu, durante el que preparará la operación para obtener una muestra de su superficie que luego traerá de regreso a la Tierra.

El hito marca el primer paso de la etapa de un año y medio durante la cual Osiris-Rex hará un mapa del asteroide de poco más de cinco cuadras de diámetro para ubicar el lugar preciso en el que descenderá durante algunos segundos para recoger un trozo de entre 60 gramos y dos kilos de polvo y rocas.

La escasa gravedad que ejerce Bennu multiplica las dificultades de la misión. La sonda lo sobrevolará a entre 1,2 y 2 km, la menor distancia a la que una nave espacial haya orbitado en torno de un cuerpo pequeño.

Bennu es casi esférico, muy rico en carbono y con una superficie casi negra. Una vez cada seis años pasa a unos 300.000 kilómetros de la Tierra, más cerca que la Luna. Se lo considera un objeto potencialmente peligroso, aunque la probabilidad de que se estrelle contra nuestro planeta sería de 1 entre 2700 en el siglo XXII.

El interés de los astrónomos en estos "cascotes" que vagan por el sistema solar surge de que son como cofres del tesoro de los albores de la formación de planetas y se cree que en sus colisiones pueden haber suministrado sustancias orgánicas y agua a la Tierra primitiva, por lo que podrían contener pistas sobre los orígenes del agua y de la vida en nuestro hogar en el espacio.

A la caza de un peñasco

Osiris-Rex orbitó el Sol durante un año y luego utilizó el campo gravitatorio de la Tierra para lanzarse a la caza de Bennu, al que se aproximó en agosto de este año.

Durante la fase de reconocimiento, la nave hará una serie de observaciones a baja altitud, a unos 225 metros sobre la superficie. Así podrá ubicar objetos de hasta dos centímetros como mínimo. Para evitar sobresaltos, están previstos al menos dos ensayos antes de la función final, durante los que recopilará y analizará datos, y verificará el desempeño del sistema de vuelo.

A mediados de 2020, plegará sus paneles solares y desplegará su brazo robótico con un extremo redondo. Durante la maniobra "touch-and-go" (TAG), la nave lo extenderá hacia la superficie, que tocará durante 3 a 5 segundos.

En ese instante liberará un chorro de nitrógeno gaseoso para mover las rocas y la tierra de la superficie, y guardará lo que alcance a recoger en un compartimento sellado. Si al primer intento no tiene éxito, tendrá otras dos posibilidades de muestreo.

Con su preciosa carga a bordo, la nave se colocará a una distancia prudencial de la superficie hasta que, en marzo de 2021, se abra la "ventana" y pueda comenzar el viaje de regreso. Dos años y medio más tarde, liberará la cápsula con la muestra en la atmósfera terrestre y esta será recuperada en un área militar del desierto de Utah. Ya se sabe la fecha exacta: será el domingo 24 de septiembre de 2023 al mediodía.

Fines prácticos

Según explica Mariano Ribas, coordinador del área de divulgación científica del Planetario de Buenos Aires, esta misión tiene tres objetivos potenciales.

Por un lado, forma parte de una estrategia de exploración de asteroides potencialmente peligrosos, que son aquellos que tienen más de 100 metros de diámetro y se acercan a una distancia inferior a los 7,5 millones de kilómetros de la Tierra, o 5% de la distancia al Sol. En la actualidad, hay alrededor de 1900 catalogados, pero la cifra va creciendo continuamente.

Aunque Bennu no es suficientemente grande como para causar extinciones masivas, su impacto sería catastrófico en el punto de colisión.

"Se está estudiando este tipo de objetos para conocer más su estructura física, tener una estimación certera de cómo podría ser su impacto y saber cómo desviarlos o neutralizarlos -explica-. Ya hubo otras misiones de este tipo, como la Shoemaker, que en 2000 visitó el asteroide Eros. Con cada una de ellas se van recolectando datos de la densidad, tamaño y conformación, se puede saber si son más rocosos o más metálicos. Además de este fin práctico y de supervivencia, los asteroides contienen materiales casi vírgenes que ofrecen claves de la formación de los planetas. Y, ya para un futuro más lejano, también está la interesante posibilidad de hacer minería espacial. En ese caso, uno puede pensar en los asteroides como reserva de combustibles para misiones tripuladas al espacio profundo. Pero eso será dentro de varias décadas".

Los geólogos planetarios están ansiosos por recuperar el material que Osiris-Rex traerá de su visita a Bennu para analizarlo en el laboratorio en lugar de hacerlo a la distancia. Pero, incluso si todo sale como está planeado, tendrán que esperar hasta 2023.

Por: Nora Bär
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.