Otro volcán amenaza a la Patagonia

Es el Hudson, que ayer comenzó a registrar una intensa actividad; el gobierno chileno decretó la alerta roja y ordenó evacuaciones
Carlos Vergara
(0)
27 de octubre de 2011  

SANTIAGO, Chile.- En momentos en que la Argentina aún sufre los efectos de la traumática erupción del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, una nueva amenaza de la misma naturaleza asoma desde el otro lado de la Cordillera con la inminente erupción del volcán Hudson.

Este macizo, situado 137 kilómetros al sur de la ciudad de Coyhaique -a la altura del límite provincial de las provincias del Chubut y Santa Cruz-, registra actualmente una violenta actividad y, según las autoridades chilenas, podría entrar en erupción en cualquier momento.

De confirmarse, se trataría de la tercera erupción en 40 años, las que se produjeron, casualmente, cada dos décadas. Las dos anteriores se registraron en 1971 y en 1991 (también años impares y terminados en 1), con desastrosos resultados para la Patagonia, que terminó sepultada bajo las cenizas y con grandes pérdidas económicas para el país. La historia registra también una erupción con consecuencias menores en 1930.

"Es posible que ocurra una erupción mayor en las próximas horas dadas la liberación de energía y la actividad que ha tenido el volcán", sostuvo el director del Observatorio Volcanológico de Los Andes del Sur (Ovdas), Fernando Gil, quien advirtió sobre sismos de hasta 3 grados Richter en la zona y columnas de vapor que superan los 1,5 kilómetros.

Las autoridades sobrevolaron ayer durante toda la tarde la zona para detectar la posible presencia de lava.

Expertos del Servicio Nacional de Geología y Minería local (Sernageomin) confirmaron a LA NACION que la primera señal seria de alerta se conoció por un fuerte sismo registrado a las 19 hora local de anteayer (las 20 en la Argentina) y una seguidilla de sismos menores -se contabilizaron casi 100- a la medianoche de ayer.

Desde la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), en Santiago, el vicepresidente chileno, Rodrigo Hinzpeter [el mandatario Sebastián Piñera se encontraba de visita en Paraguay] llamó ayer a la población a mantener la calma y decretó la inmediata alerta roja para la zona que rodea al Hudson, de donde se evacuó a las casi 100 personas que se encontraban en un radio rural de 40 kilómetros.

Avalancha

"El volcán Hudson está con claras evidencias de actividad volcánica. El sobrevuelo registró un lahar (avalancha volcánica) cayendo por un valle (?); no es posible predecir con exactitud cuál será su comportamiento en las próximas horas", reconoció Hinzpeter.

Según un informe emitido ayer por el Sernageomin, el Hudson registra la "inminencia de una erupción mayor en horas o días", lo cual podría afectar localidades situadas al Norte, Este y Sur del volcán.

"Flujos piroclásticos podrían afectar las inmediaciones de la caldera, en un radio aproximado de entre 15 a 20 kilómetros, dependiendo de la magnitud", aseguró el reporte, que constata que, a diferencia de otras zonas volcánicas chilenas, los sectores habitados se ubican viento abajo del macizo y completamente expuestos a la caída de material piroclástico.

Según el gobierno chileno, los poblados y comarcas de Aysén, Río Ibáñez y Chile Chico -los sectores más habitados de la zona- no corren riesgo alguno.

Los organismos de emergencia también informaron a LA NACION que el complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, que ha causado gravísimas pérdidas económicas en la Argentina, con el desplazamiento de sus cenizas desde que entrara en erupción en junio pasado, se mantiene por estos días con intensidad baja y poca emisión de material.

Según las autoridades, no hay señal alguna de que pudiera producirse una nueva erupción.

Viaje a la zona

El vicepresidente comisionó también al ministro de Minería, Hernán de Solminihac, para que viaje hoy a la zona del volcán y evalúe en terreno los pasos por seguir.

Tras un sobrevuelo del Hudson, Solminihac -quien ayer insistió en que el volcán no había entrado en erupción- encabezará hoy una reunión con el comité de emergencia local.

"En este momento es una actividad volcánica importante, no hay erupción, pero no se puede descartar que pueda venir en el futuro porque, obviamente, la naturaleza es así y tenemos que estar monitoreándola para poder tomar las medidas necesarias oportunamente para la tranquilidad de las personas", aseguró el ministro Solminihac.

"Uno puede prepararse para ayudar a que el efecto de una erupción de esta naturaleza, si llega a suceder, sea el mínimo posible. Por lo tanto, ya se están tomando todas las medidas: primero, con las personas y, después, con los animales para poder estar preparados, en primer lugar, en un radio de 40 kilómetros y si esta actividad aumenta y los técnicos así lo indican, se agranda el radio y se va avanzando", especificó el ministro.

ANTECEDENTES

  • EL RECUERDO DE 1991

    El Hudson despierta


    El mayor daño provocado por la erupción del volcán Hudson se produjo entre el 8 y el 15 de agosto de 1991. Permaneció en actividad hasta el 29 de diciembre de ese año. El Hudson parecía dormido tras su anterior erupción leve, en 1971, cuando apenas algunas cenizas cayeron en Chile y en Los Antiguos. También había erupcionado en 1930 de manera moderada. Ayer volvió a despertarse.
  • TRAS MUCHOS SIGLOS

    La erupción del Chaitén


    El Chaitén, en Chile, es un volcán pequeño, que entró en erupción con fuerza el 2 de mayo de 2008 y, más leve, en 2009. La cercanía con la ciudad de Esquel provocó una nube de cenizas que llegó a Buenos Aires. Según estudios realizados en Chile, este volcán había registrado su anterior erupción en el siglo XVII. Es decir que se había mantenido "dormido" por un largo período.
  • CATÁSTROFE EN EL SUR

    Puyehue, el más reciente


    El 4 de junio de este año, el volcán Puyehue, de 2240 metros, que forma parte del Cordón del Caulle, entró en erupción con una gran explosión que cubrió de cenizas el cielo y las ciudades cercanas de Villa La Angostura y San Carlos de Bariloche, en la Argentina. Este volcán había registrado varias erupciones en 1960 (tras el terremoto de Valdivia), en 1934, 1929 y en 1921. En esas anteriores ocasiones, la fumarola y actividad duró alrededor de un año. Por la dirección de los vientos (Oeste-Este) las cenizas suelen afectar más a la Argentina.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.