Pokémon Go: cazadores de monstruos imaginarios

Para este pionero de los videojuegos en el país, el fenómeno puso la realidad virtual al alcance de las masas y abrió otra puerta al futuro
Para este pionero de los videojuegos en el país, el fenómeno puso la realidad virtual al alcance de las masas y abrió otra puerta al futuro
Agustín Cordes
(0)
23 de diciembre de 2016  

El furor de Pokemon Go fue uno de los sucesos tecnológicos más importantes y significativos del año, y también uno de los más desconcertantes. En su nivel más básico, es una aplicación móvil que permitió a varios millones de personas cazar las famosas criaturas en entornos cotidianos; quizás incluso en sus hogares. Dato: surgió como una inocente colaboración entre Nintendo y Niantic, cuya app Ingress ya estaba dejando su marca en el mundo de la Realidad Aumentada (RA). Nadie se imaginó que estaban dando el puntapié inicial a un cambio profundo en nuestra sociedad. Para empezar, miles de chicos que todavía no habían nacido cuando surgió la franquicia, hace veinte años, se volvieron fanáticos de esta saga cuya fortuna parece no tener techo. A tono con la nueva clientela, resurgieron los peluches y juguetes basados en estos singulares personajes. También volvieron los naipes temáticos; los precios de algunas ediciones vintage, que cuentan con su propio mercado de valores online, treparon hasta más de 100.000 dólares.

La Realidad Aumentada suena a ciencia ficción, pero es una forma algo extravagante de describir un concepto relativamente simple: la introducción de información digital en el mundo real. Eventualmente, en un futuro más o menos cercano, podría no distinguirse lo digital de lo real. Los pokemones saliendo del armario es sólo una faceta de esta tecnología, pero en ámbitos como la educación y la medicina promete mejorar nuestras vidas. Hoy ya es posible ver un monumento y, en el acto, leer sus datos culturales e históricos. No puede negarse el atractivo de la fusión entre la realidad concreta y la otra, la que creamos por medio de computadoras, pero tampoco faltan los escenarios distópicos donde el uso de la RA termine por deshumanizarnos. Un capítulo de la serie británica Black Mirror plantea, por ejemplo, que el ránking social de las personas es notificado constantemente a todos mediante RA.

Si bien su popularidad fue efímera, Pokémon Go fue el primer caso de Realidad Aumentada accesible a millones de personas. Las consecuencias no se hicieron esperar. La startup Magic Leap, por ejemplo, se encuentra desarrollando lentes comunes y corrientes con soporte para RA, aunque aún necesita años para estar disponible masivamente. Apple, por su parte, no mostró interés alguno en Realidad Virtual, pero que manifestó su intención de incursionar en la RA. Microsoft y Google ya lo están haciendo. Para muchos expertos, la Realidad Virtual, que es lo más futurista que podemos tener en nuestros hogares hoy, podría pasar a un segundo plano pronto y dejar la RA como la tecnología dominante.

Acaso, el explosivo éxito de los pokemones nos haya colocado en la antesala de un futuro en el que podremos modificar la realidad misma.

Del editor: ¿por qué es importante? El jueguito de Nintendo y Niantic puso la Realidad Aumentada al alcance de todos

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.