Por el conflicto, las clases porteñas podrían extenderse más de 15 días

Las jornadas perdidas por las tomas, los paros docentes y los feriados no programados se recuperarán al final del calendario escolar; ayer, los estudiantes marcharon para pedir soluciones
Lucía Marroquín
(0)
5 de octubre de 2012  

Los carteles pedían soluciones tanto al gobierno de la ciudad como al de la Nación: " Bullrich, suspendé la revisión. Sileoni prorrogá la homologación" . Otro planteaba: "Basta de pasarse la pelota, en este partido perdemos los estudiantes".

Ayer por la tarde, miles de estudiantes secundarios porteños marcharon desde la plaza Pizzurno, frente al Ministerio de Educación nacional, hasta la entrada de la cartera educativa de la ciudad de Buenos Aires, en Paseo Colón 255.

El reclamo, que comenzó con la toma de cuatro escuelas secundarias el 17 de septiembre y hoy alcanza a más de 50, es por la participación de los estudiantes y docentes en la actualización de los planes de estudios que el hizo gobierno porteño para homologarlos a nivel nacional.

A pesar de que el martes los estudiantes y el ministro de Educación, Esteban Bullrich, fueron instados al diálogo por la jueza Elena Liberatori, ambas partes se mantuvieron en su postura y la audiencia pasó a cuarto intermedio para hoy, a las 11, cuando deberían presentar por escrito propuestas de diálogo.

Ayer, en la segunda marcha organizada por los estudiantes, la primera fila era encabezada por la Coordinadora Estudiantil de Base (CEB) y la agrupación Técnicos Autoconvocados. Al final, después de los grupos identificados con cada escuela tomada, se alineaban las banderas de la Federación Universitaria de Buenos Aires, el centro de estudiantes de Filosofía y Letras, del Instituto Universitario Nacional de Artes y agrupaciones políticas estudiantiles como Clave Artística.

Luciana Coccari y Jacqueline González cursan segundo año en la Escuela Técnica N° 1 Ing. Otto Krause, que está tomada desde el 20 de septiembre. "Elegí una técnica porque quiero ser arquitecta y ahora me van a sacar horas de dibujo", dijo Luciana. Jacqueline añadió: "Quiero ser ingeniera electrónica y voy a perder horas de laboratorio".

Ante la posibilidad de recuperar en diciembre las clases perdidas, las dos asintieron: "Estamos pidiendo una mejor educación, no podemos perder días de clases".

El 4 de diciembre es, según el calendario escolar, el último día de clases del ciclo lectivo 2012. Sin embargo, el Ministerio de Educación porteño prevé recuperar luego de esa fecha los días que se hayan perdido durante las tomas.

Para ello, el ministerio trabajará con cada escuela en particular para determinar el cronograma de recuperación de acuerdo con el tiempo en que los alumnos no hayan tenido clases.

Además de las tomas, se consideran días perdidos los tres paros docentes de este año -el nacional del 6 de marzo, uno del gremio Ademys el 10 de abril y el último, el 31 de agosto, en el que pararon UTE y Ademys- y el feriado por única vez del 24 de septiembre.

Por ahora, las escuelas que más clases perdieron son las cuatro primeras en ser tomadas, el 17 de septiembre: la de enseñanza media Falcone, las técnicas Fader y Latzina, y la de jardinería Cristóbal M. Hicken. En su caso, el total de días perdidos supera los 15.

Si bien los representantes de las escuelas que hablaron en el acto afirmaban que había 6000 personas, no hay acuerdo sobre la cantidad de estudiantes que asistieron ayer a la marcha.

A las escuelas que permanecen tomadas, ayer se sumaron otras que no lo estaban -como la N° 5 y la N° 2, que votaría qué medida adoptar- y algunas que, si bien no se encuentran afectadas por la actualización de los planes de estudios, decidieron acompañar en la marcha a las que sí sufrirán cambios en sus currículas.

"Nos van a sacar el título habilitante", explicó Ezequiel, alumno de segundo año de la escuela de música Juan Pedro Esnaola, que también considera justo que se recuperen las casi dos semanas de clases perdidas.

Desde el centro de la gran sentada que los estudiantes hicieron en la avenida Paseo Colón, se advertía: "Que sepan que los estudiantes no comemos vidrio". Las puertas metálicas del ministerio, que permanecían cerradas, quedaron pintadas con un mural que reivindicaba la educación pública.

Buenos Aires, toma y paros

En tanto, los empleados administrativos bonaerenses que llevan adelante la toma del edificio de la Dirección General de Cultura y Educación por los recortes decidieron profundizar la medida de fuerza y anunciaron ayer a LA NACION una jornada de lucha para el próximo martes.

Ayer, los proveedores de unos 400 comedores escolares -de La Plata y de Mar del Plata, principalmente- obtuvieron el compromiso del Ministerio de Desarrollo Social provincial de que la semana próxima les pagarán parte de la deuda que reclaman. Así, el martes se reanudará el servicio de alimentación, que estuvo interrumpido para unos 120.000 alumnos bonaerenses.

Un reclamo que no cede

La protesta estudiantil cumple tres semanas

  • Cómo recuperarán clases

    El Ministerio de Educación de la ciudad analizará con cada escuela la situación y determinará cuántos días deberán recuperar a partir del 4 de diciembre, según hayan adherido a tomas, huelgas y feriados
  • Más de 50 escuelas

    La cantidad de instituciones técnicas, normales, de música y artes tomadas por los alumnos pasó de 4 a 50 en tres semanas
  • Doble reclamo

    Los estudiantes secundarios de la ciudad apelan tanto al gobierno porteño como al nacional para pedir intervenir en los cambios curriculares de sus planes de estudio
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.