La fecha que, en dos años consecutivos, marcó para siempre a los Países Bajos

Fuente: Segundo enfoque.
Fuente: Segundo enfoque.
(0)
1 de abril de 2020  • 02:00

El 1 de abril del año 2001 , los Países Bajos fueron los primeros a nivel mundial en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los matrimonios entre personas de distinto sexo fueron totalmente equivalentes a las uniones heterosexuales, con una restricción referente a la adopción de menores. Si una lesbiana casada tiene un hijo, su esposa no será considerada madre del menor; mientras no lo adopte, a los efectos legales será considerada madrastra; sin embargo, tras la adopción, se convertirá en su (segunda) madre.

Obviamente, esta decisión fue objeto de una fuerte oposición procedente de grupos fundamentalistas . Por ejemplo, la Iglesia Protestante de los Países Bajos decidió que cada iglesia individual tenía el derecho de decidir si bendecía o no otras relaciones entre dos personas como uniones de amor y fe a los ojos de Dios; en la práctica, muchas iglesias celebran estas ceremonias. Las autoridades locales están obligadas a oficiar los matrimonios entre personas del mismo sexo y se lo pueden exigir a su personal.

Tan solo un año después, en esa misma fecha, la ley holandesa considera legal la intervención directa y eficaz del médico para causar la muerte del paciente que sufre una enfermedad irreversible, que está en fase terminal y con un padecimiento insoportable. La legalización de la eutanasia , también fue una decisión que sacudió a la sociedad de los Países Bajos.

En la práctica, actualmente puede pedir la eutanasia cualquier paciente, independientemente de si es o no un enfermo incurable o en situación terminal o si padece un sufrimiento psíquico o físico insoportable. Las peticiones de eutanasia, incluso, pueden ser realizadas por menores de edad, con el consentimiento de los padres -entre los 12 y 16 años- y sin el consentimiento, aunque participando en la decisión final -entre los 16 y 17 años-.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.