Postergó la Corte la decisión sobre el matrimonio gay

Rechazó una presentación del procurador general de la ciudad
Adrián Ventura
(0)
16 de diciembre de 2009  

La Corte Suprema de Justicia rechazó una presentación del anterior procurador general de la ciudad, Pablo Tonelli, y postergó una definición sobre la posibilidad de las parejas homosexuales de contraer matrimonio civil.

"Fue mal presentado", dijo Ricardo Lorenzetti, respecto del escrito de Tonelli. Por eso, por el momento quedarán en pie dos fallos contradictorios: uno, de la justicia porteña, que lo autoriza, y otro, de la civil, que lo prohíbe. De este modo, la pareja formada por Alex Freyre y Jose María di Bello deberán seguir litigando si pretenden conseguir que se les permita contraer matrimonio.

Freyre y Di Bello iban a casarse el 1° de este mes. Habían iniciado los trámites para contraer matrimonio el 22 de abril pasado, cuando fueron al registro civil de la calle Uriburu a pedir fecha. Allí les negaron la solicitud porque ambos son hombres.

En mayo, presentaron un amparo contra la ciudad de Buenos Aires y la jueza en lo contencioso administrativo local Gabriela Seijas declaró la inconstitucionalidad de dos artículos del Código Civil (el 172 y el 188) y ordenó a dicho registro que les permita contraer matrimonio.

Ese fallo quedó firme porque Mauricio Macri dispuso que la procuración porteña no lo apelara. Desde ese momento, la sentencia no puede ser modificada, por lo que la pareja tiene adquirido el derecho de casarse.

Pero el Registro Civil se opuso a celebrar el matrimonio y la jueza nacional en ese fuero Marta Gómez Alsina dispuso no innovar, es decir, que no se celebre el matrimonio. La Cámara Civil confirmó la medida.

Así se llegó a la existencia de dos sentencias contradictorias, que no permite a la pareja definir su situación.

En trámite

La Corte tiene dos expedientes sobre matromonio gay. El más avanzado, que ya tiene el voto favorable de Eugenio Zaffaroni y que seguramente tendrá más votos, es la causa Rachid.

Tres motivos demoran su definición en el alto tribunal. Primero: el expediente no terminó de circular. Segundo: mientras algunos jueces están en favor de ese matrimonio, otros creen que hay que otorgarle los mismos derechos pero llamándolo con otra palabra _porque no es lo mismo una pareja homosexual que una heterosexual_ y un tercer sector considera que el tema debe antes ser resuelto por el Congreso, y, tercero, la Corte, que no quiereaparecer vinculada con el gobierno nacional, también procura mantener distancia del gobierno de Macri.

El otro caso es el resuelto a medias ayer: el del expediente Tonelli (Freyre-Di Bello). Lo que en él decidió la Corte -sin resolver el tema de fondo- fue rechazar un planteo de Tonelli, pero no resolvió el conflicto que surgió por dos sentencias contradictorias.

"En realidad, no hubo un conflicto de competencias y por eso la Corte no pudo intervenir", coincidieron ayer en señalar Lorenzetti y Elena Highton durante un agasajo de fin de año con periodistas. El fallo de la Corte, en términos más técnicos, dice que la causa no es de su competencia, porque no trata sobre un asunto previsto en los artículso 116 y 117 de la Constitución Nacional.

El problema que enfrentó Tonelli fue que presentó el escrito al margen de las dos causas: no fue parte en el expediente que tramitó Seijas, porque esa sentencia nunca fue apelada y quedó firme, y tampoco intervino en la causa civil. ¿Cómo sigue esta historia? La pareja gay tiene dos posiblidades: intentar que el Registro Civil la case y lograr formalizar el matrimonio o, bien, aceptar presentarse como parte en la causa que tramita la jueza civil Alsina y llegar a la Corte por vía del recurso extraordinario .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.